Buen Consejo

MANOS AGARRADAS 1

 

Entonces se levantaron Zorobabel hijo de Salatiel y Jesúa hijo de Josadac, y comenzaron a reedificar la casa de Dios que estaba en Jerusalén; y con ellos los profetas de Dios que les ayudaban.

Esdras 5:2 RVR1960

El término gurú se ha convertido en la descripción de una persona tan conocedora de un tema que la gente lo busca para pedir consejo. Estos individuos son a menudo representados como sentados solos en la cima de una montaña, esperando que alguien se detenga para obtener algo de sabiduría. Y cuando llega el momento de compartir, sus respuestas son breves y están llenas de múltiples niveles de comprensión.

Sin embargo, el liderazgo no viene de dar consejos misteriosos. Para ser más exactos, tampoco proviene de actuar de forma aislada. Dios creó a las personas para que fueran criaturas de comunidad, y dentro de esa red de relaciones hay oportunidades para permitir que otros se desafíen y animen unos a otros sin importar el título o la distinción.

Zorobabel aprendió esto mientras intentaba reconstruir el Templo después de que los exiliados regresaran a Jerusalén. Algunos de los levitas estaban angustiados y lloraron cuando se puso el cimiento, sabiendo que esta versión no sería tan magnífica como la que Salomón construyó. Mientras tanto, los enemigos de Israel querían ayudar con el edificio, pero cuando Zorobabel les dijo que no, usaron su poder y persuasión para detener la construcción durante dieciséis años.

Durante este tiempo, Zorobabel podría haber abandonado todo el proyecto. Sin embargo, dos personas le ofrecieron consejo y ayuda: los profetas Hageo y Zacarías. No sólo profetizaron a la gente, sino que también ayudaron a volver a encarrilar el proyecto. Sus consejos y aliento ayudaron a Zorobabel y a la gente a completar el Templo a pesar de toda la oposición.

No sólo los líderes necesitan ser capaces de animar a otros, sino que también necesitan encontrar sus propias fuentes consistentes de ánimo. Esto no significa que haya que encontrar un “gurú”. En cambio, un líder necesita encontrar personas de confianza que escuchen, oren y ofrezcan consejos como Dios les manda. Los líderes florecen bajo un consejo constante. ¡Ese es un buen consejo!

 

Traducido del original de Mark Rutland’s
Good Advice
Revista Charisma, Leadership Weekly

Expectativas de familia

 

familia2

Muchos de nosotros tenemos la fantasía de que nuestra familia sea como los Walton (una de las familias más ricas en EE.UU.), que la expectativa de que nuestros amigos, sean como los miembros de nuestra familia. Jesús no tuvo esa expectativa. Mira cómo definió a su familia, en Marcos 3:35: “Todo el que hace la voluntad de Dios es mi hermano y mi hermana y mi madre.” Cuando los hermanos de Jesús, no compartían sus convicciones, él no trató de obligarlos. Reconoció que su familia espiritual, podía darle lo que su familia física, no.

No podemos controlar cómo responde nuestra familia. Nuestras manos están atadas. Tenemos que avanzar más allá de la expectativa de que si hacemos bien, ¡nuestra familia nos tratará bien! El hecho es que puede que lo hagan; y una vez más, ¡puede que no! Deja que Dios te de lo que tu familia física y terrenal, no te da. ¡Y no te desalientes! Dios todavía cambia familias.

Vía: Max Lucado

4 maneras de crear un vínculo familiar estrecho

familia1

 

ALLPRODAD.COM STAFF

Un vínculo familiar más cercano es la solución a muchos de los problemas y tribulaciones que la vida trae a la familia. Esos momentos son inevitables, y la manera de sobrevivir y vencerlos es la misma que para cualquier otra tormenta, crear una base sólida.

Esa fundación proviene de fortalecer los lazos familiares de modo que no nos encuentre separados cuando los vientos soplen. Esto requiere esfuerzo e inteligencia, pues no es una tarea fácil.

Así que, ¿cuáles son los bloques de construcción para ayudar a edificar un vínculo familiar más cercano? Practicar la comunicación efectiva, vivir sin egoísmo, dirigir con determinación y comprometer lealtad a quienes dependen de ti. Esto es difícil y requiere un verdadero compromiso.

Hay una serie de influencias que nos pueden alejar de guiar a nuestra familia de la manera más efectiva. Así que con eso, echemos un vistazo a las cuatro maneras de crear vínculos más fuertes.

Sigue leyendo

10 preciosas promesas para los padres de los pródigos

abrazo de padre

DENA YOHE

Sobredosis de drogas y adicción. Autolesiones e intentos de suicidio. Ambos están en su punto más alto. Los diagnósticos de salud mental son desenfrenados, y la mayoría de las personas rechazan el tratamiento. Las cárceles y las prisiones están llenas. La lista de problemas es larga. Los adolescentes y adultos de todas las edades luchan con la desesperanza y la desesperación. Solo escuchar acerca de estas cosas es deprimente. Donde sea que vayas, las familias están sufriendo. ¿Es el tuyo uno de ellos?

“Me siento tan deprimido. No creo poder soportarlo más”. “No puedo creer lo que está pasando”. “Esta generación se va al infierno en una cesta de mano”. “Ahora tengo más miedo que nunca por mi hijo”. “Quiero dormir y nunca despertar. Solo quiero que el dolor termine”. Con frecuencia oigo comentarios como estos de madres y padres cansados.

En Estados Unidos y en el extranjero, millones de familias se han visto afectadas por los problemas que mencioné. Estos problemas no discriminan. Ninguna raza, religión o grupo socio-económico queda intacto. Como padres de hijos e hijas en apuros, el miedo se apodera de nuestros corazones. Nos preocupamos y nos preocupamos por su futuro.

Algunos de nuestros hijos viven de manera peligrosa, amenazando sus vidas de manera regular. Miramos las noticias de la tarde y pensamos: “Ese pudo haber sido mi hijo”. Nuestra ilusión de control ha sido arrancada de nuestros pies.

Por mucho que lo intentemos, no podemos evitar que les ocurran cosas malas a nuestros hijos e hijas.

Un día, podríamos enfrentar una tragedia. ¡Qué dura realidad para vivir! La anticipación puede llevar a la depresión. ¿Qué podría ayudar?

Como creyente en Jesús, me dirijo a la Biblia. La Palabra de Dios me ayuda a enfrentar cualquier tragedia.

10 promesas para padres deprimidos

1. Dios está conmigo.

No estoy solo. Otros que han recorrido este camino también pueden ayudarme.
“Y recuerden, yo estoy con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” (Mateo 28: 20b).

2. Dios siempre escucha mis oraciones.

“El día que llamé, tú me respondiste, y me fortaleciste en mi alma” (Salmo 138: 3).

3. Dios me dará la resistencia que necesito.

“Él da poder a los débiles, y a los que no tienen ningún poder aumenta su fuerza. Hasta los jóvenes se desmayarán y se cansarán, y los jóvenes caerán por completo” (Isaías 40: 29-30).

4. El amor de Dios nunca me abandonará.

“Porque estoy persuadido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni las potestades, ni las cosas presentes ni las cosas venideras, ni la altura ni la profundidad, ni ninguna otra cosa creada, podrán separarnos del amor de Dios, que está en Cristo Jesús nuestro Señor “(Romanos 8: 38-39).

5. Dios se preocupa por mi dolor.

“Echa todo tu cuidado sobre Él, porque Él se preocupa por ti” (1 Pedro 5: 7).

6. Puedo sobrevivir a cualquier situación porque el Señor es mi ayuda y fortaleza.

“Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda bien probada en problemas. Por lo tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y aunque los montes sean llevados a la mitad del mar” (Salmo 46: 1-2) .

7. Dios es amoroso, confiable y fiel.

“Porque su misericordiosa bondad es grande para con nosotros, y la fidelidad del Señor permanece para siempre” (Salmo 117: 2).

8. Dios es mi fuente de esperanza.

“Mi alma, espera en silencio a Dios, porque mi esperanza es de él” (Salmos 62: 5).

9. Dios me sostendrá en mis tiempos difíciles.

“Dios es mi ayudador, el Señor está con los que sostienen mi vida” (Salmos 54: 4).

10. Dios está cerca cuando mi corazón está roto.

“El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva al contrito de espíritu” (Salmos 34:18).

Oración: Dios de compasión, recógenos a través del poder de Tu palabra y Tu presencia. Bendícenos con fe para creer que tus promesas son verdaderas. Gracias por cada uno. Oh, cómo los necesitamos. Estamos desesperados por ti. Ayúdanos a mantener nuestra cordura frente a la tragedia. En el nombre de Jesus. Amén.

“Echa todo tu cuidado sobre Él, porque Él se preocupa por ti” (1 Pedro 5: 7).

Vía: Charisma Magazine

El poder de dos

parejas a medida.jpg

Cindy Trimm

Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo.

—Mateo 18:19

Imagina por un momento el poder ilimitado de un esposo y  una esposa que caminan constantemente de acuerdo; ¡el poder de una madre y un padre unidos en la crianza de los hijos que entienden el poder de las relaciones, están llenos de sabiduría, y llenos de fe! Qué diferente sería nuestro mundo actual si hubiera más parejas de este tipo. Qué diferente sería la iglesia. Qué diferentes serían nuestras comunidades. Qué diferentes serían nuestras naciones.

ORACIÓN

Padre, tu Palabra dice que una persona puede poner en fuga a mil, y dos pueden ahuyentar a diez mil. Fortalece el cerco de protección alrededor de mi matrimonio y mi familia, y susurra paz en mis relaciones, ministerio, trabajo y negocios. Ningún mal se acercará al lugar de mi morada ni a mi matrimonio. Haz que hoy mis relaciones obren en perfecta armonía contigo. Rompe todo patrón nocivo en nuestra relación, guarda nuestros pensamientos y palabras, y llénanos con nuevos niveles de pasión y celo por tu llamado para con nosotros como pareja. Quita todo obstáculo a la intimidad divinamente ordenada y a la unidad que tú planeaste para nuestra relación. En el nombre de Jesús, amén.

Tomado del Libro Devocional Declara Bendición Sobre Tu Vida de Cindy Trimm.

El amor y la familia

Imagen 540 x 365 px

DAVE WILLIS

Cuando Dios creó el concepto de familia, simultáneamente nos dio un regalo y un desafío extraordinarios. La familia requiere de un compromiso inquebrantable hacia el otro, incluso cuando todos sean sumamente conscientes de los defectos del otro.

Estas palabras emblemáticas son del “Capítulo del amor” que se encuentra en la Biblia:

El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia (1 Corintios 13:4-7).

1 Corintios 13 contiene algunas de las palabras más famosas que se hayan escrito acerca del amor. Estas palabras famosas no constituyen solamente una descripción poética del amor; las mismas también representan un mapa de ruta muy práctico para guiar a su familia en la dirección correcta.

Tomemos un momento para brevemente desmenuzar estos versículos y explorar cómo podrían aplicarse en su familia:

  • El amor es paciente y bondadoso, por tanto, sea paciente y bondadoso unos con otros.
  • El amor no es fanfarrón ni orgulloso, así que rehúsese a permitir que el veneno del orgullo contamine sus relaciones.
  • El amor no busca lo suyo, así que escoja colocar las necesidades de su familia por encima de las suyas.
  • El amor no se irrita con facilidad, por lo tanto, no dé lugar al rencor o a la hostilidad en su hogar.
  • El amor no lleva un registro de las ofensas recibidas, así que permita que la gracia y el perdón fluyan libremente.
  • El amor se goza de la verdad, así que no engañen ni guarden secretos entre sí.
  • El amor siempre protege y persevera, por tanto, nunca renuncie el uno al otro.

Tome una decisión deliberada de amarse empleando la definición del amor dada por Dios. Permita que su familia sea guiada por el amor, y siempre se dirigirán en la dirección correcta.

La familia es uno de los regalos más grandes de Dios. Por supuesto, todos tenemos algunos familiares escandalosos con quienes probablemente no elegiríamos pasar el rato si no estuviéramos relacionados, pero más allá de la incómoda cena del Día de Acción de Gracias, la mayoría de nosotros puede estar de acuerdo en que la familia es una bendición maravillosa. La familia está magistralmente diseñada para proveer sustento, motivación, responsabilidad, amor y un lugar llamado hogar. Suple las necesidades humanas más cruciales.

El plan supremo de Dios para la familia trasciende el aspecto físico al espiritual. Él ha creado una familia que permanecerá para siempre, y la Biblia habla mucho acerca de cómo es y de cómo podemos y debemos formar parte de ella. A continuación, encontrará algunas verdades que la Biblia enseña sobre la familia de Dios:

1. Dios dispuso que su Iglesia sea una familia.

Según el diseño de Dios, la familia se extiende más allá de los familiares biológicos. La Iglesia no es un edificio o una organización, sino que es un cuerpo de creyentes que componen una familia. El mundo intenta caracterizarnos por raza, género, edad, nivel socioeconómico, apariencia exterior, y toda clase de otros factores que realmente no definen quiénes somos, pero la Iglesia es un lugar en donde todas las etiquetas debieran desaparecer y ser remplazadas por la unidad que tenemos en Cristo.

“Ya no hay judío ni gentil, esclavo ni libre, hombre ni mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28).

2. Como familia, nuestro amor es aquello que nos define.

Jesús nunca pretendió que a sus seguidores se los identifiquen por su apariencia o por las calcomanías en sus coches. El ADN de la familia de Dios es simplemente el amor. Debemos amar a Dios y a nuestro prójimo. De esa manera el mundo conocerá que somos parte de la familia de Dios.

 “El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos” (Juan 13:35).

3. Como familia, necesitamos cuidarnos mutuamente.

Dios diseñó a la Iglesia a fin de suplir las necesidades de cada persona que la compone. Desde el aspecto financiero, relacional y emocional, necesitamos apoyarnos los unos con los otros y trabajar juntos para llevar esperanza y sanidad también a las personas que están fuera de la Iglesia.

“Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos el bien a todos, en especial a los de la familia de la fe” (Gálatas 6:10).

4.Dios quiere que pertenezca a su familia.

Quizá sienta que no pertenece a ningún lado, pero usted fue creado para ser parte de la familia de Dios. Se comienza acercándose a Jesús por medio de la fe.

 “Pues todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo es mi hermano y mi hermana y mi madre” (Mateo 12:50).

―Tomado del libro Las siete leyes del amor por Dave Willis. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Vía: Revista Vida Cristiana