Deja de posponer tu futuro

La Biblia nos da cinco acciones que debemos tomar para dejar de posponer:

  1. Deja de excusarte. “Para no trabajar, el perezoso pretexta que en la calle hay un león que lo quiere matar.” (Proverbios 22:13 DHH). ¿Qué has estado diciendo que harás “uno de estos días”? ¿Acerca de qué te has excusado? La excusa número uno que escucho es, “Cuando las cosas se calmen, entonces voy a…” Las cosas nunca se calmarán. Debes tomar la elección de priorizar lo que es importante.
  2. Comienza ahora. No el siguiente mes, la siguiente semana, o mañana. “No presumas del día de mañana, pues no sabes lo que el mañana traerá.” (Proverbios 27:1 DHH). Ninguno de nosotros está garantizado para mañana.
  3. Establece un programa planificado. Proverbios 13:16 dice, “El que es prudente actúa con inteligencia, pero el necio hace gala de su necedad.” (DHH). Si no planeas, estás planeando fracasar. Necesitas designar algunos espacios cada semana para las cosas que necesitas hacer. Lo que sea, ponlo en tu calendario. Y si es una gran tarea, divídela. Divídela en pequeños pedazos.
  4. Enfrenta tus miedos. Odiamos admitir que tenemos temores, pues pensamos que son una señal de debilidad. Pero el mielo es una señal de humanidad. Solo los tontos no tienen miedo. Has escuchado decir que, “el coraje no es la ausencia del miedo; es continuar a pesar de nuestros temores.” La Biblia dice que no hay nada que no puedas vencer con la ayuda de Cristo que te da la fortaleza.
  5. Enfócate en lo que ganas, no en el dolor. Hay muy pocas cosas en la vida que son fáciles. Debes imponerte a la frustración y mirar la ganancia más allá del dolor. Concéntrate en cuán bien te sentirás una vez que termines la tarea.

Gálatas 6:9 dice, “Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos.” (NTV)

Jesús nunca dijo que la vida sería fácil. Habrá sacrificio y compromiso. Pero hay tremenda recompensa cuando hagamos las cosas para las que fuimos llamados a hacer.

Hablando sobre el tema.

No preguntes, “¿Qué tengo ganas de hacer?” En lugar de eso pregunta, “¿Qué quiere Dios que haga?”

Quiero que escribas tres cosas que sabes que Dios desea que hagas, una en cada una de estas tres áreas: tu familia, tu vida personal, y tú trabajo o carrera. Escoge una de estas tres, y comienza hoy. Incluso si puedes trabajar en tu meta solo 15 minutos al día, hazlo – ¡te sentirás mucho mejor!

Vía: Ministry Today

Deja de posponer tu futuro

Rick Warren

La Biblia nos da cinco acciones que debemos tomar para dejar de posponer:

  1. Deja de excusarte. “Para no trabajar, el perezoso pretexta que en la calle hay un león que lo quiere matar.” (Proverbios 22:13 DHH). ¿Qué has estado diciendo que harás “uno de estos días”? ¿Acerca de qué te has excusado? La excusa número uno que escucho es, “Cuando las cosas se calmen, entonces voy a…” Las cosas nunca se calmarán. Debes tomar la elección de priorizar lo que es importante.
  2. Comienza ahora. No el siguiente mes, la siguiente semana, o mañana. “No presumas del día de mañana, pues no sabes lo que el mañana traerá.” (Proverbios 27:1 DHH). Ninguno de nosotros está garantizado para mañana.
  3. Establece un programa planificado. Proverbios 13:16 dice, “El que es prudente actúa con inteligencia, pero el necio hace gala de su necedad.” (DHH). Si no planeas, estás planeando fracasar. Necesitas designar algunos espacios cada semana para las cosas que necesitas hacer. Lo que sea, ponlo en tu calendario. Y si es una gran tarea, divídela. Divídela en pequeños pedazos.
  4. Enfrenta tus miedos. Odiamos admitir que tenemos temores, pues pensamos que son una señal de debilidad. Pero el mielo es una señal de humanidad. Solo los tontos no tienen miedo. Has escuchado decir que, “el coraje no es la ausencia del miedo; es continuar a pesar de nuestros temores.” La Biblia dice que no hay nada que no puedas vencer con la ayuda de Cristo que te da la fortaleza.
  5. Enfócate en lo que ganas, no en el dolor. Hay muy pocas cosas en la vida que son fáciles. Debes imponerte a la frustración y mirar la ganancia más allá del dolor. Concéntrate en cuán bien te sentirás una vez que termines la tarea.

Gálatas 6:9 dice, “Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos.” (NTV)

Jesús nunca dijo que la vida sería fácil. Habrá sacrificio y compromiso. Pero hay tremenda recompensa cuando hagamos las cosas para las que fuimos llamados a hacer.

Hablando sobre el tema.

No preguntes, “¿Qué tengo ganas de hacer?” En lugar de eso pregunta, “¿Qué quiere Dios que haga?”

Quiero que escribas tres cosas que sabes que Dios desea que hagas, una en cada una de estas tres áreas: tu familia, tu vida personal, y tú trabajo o carrera. Escoge una de estas tres, y comienza hoy. Incluso si puedes trabajar en tu meta solo 15 minutos al día, hazlo – ¡te sentirás mucho mejor!

Vía: Ministry Today

Adoración ¿actitud o acción?

worship

Zach Neese

¿La adoración es una actitud o una acción? La respuesta a esa pregunta es “sí”. La adoración es ambas. La adoración es una actitud que motiva cada acción de nuestras vidas. Es por eso que no puede ser realizada por otra persona. Yo no “hago” adoración; me vuelvo adoración. Cuando la adoración se convierte en la actitud de mi corazón, empiezo a ver que se comunica a todas las acciones de mi vida.

En cierto modo, la adoración funciona como lo directamente opuesto al pecado. Tanto el pecado como la adoración tienen una expresión interna y una expresión externa.

La expresión interna del pecado es la iniquidad. La iniquidad es la inclinación del corazón hacia ciertos tipos de pecado. Isaías 53:5 dice que Jesús fue molido por nuestros pecados. Él sufrió, en parte, para sanar nuestros corazones de la atracción al pecado; para quitar lo que nos motiva a amar el pecado.

La expresión interna de la adoración es el amor, como ya lo hemos tratado.

La expresión externa del pecado es la transgresión. Mientras que la iniquidad es una motivación interna, la transgresión es la acción del pecado. Transgredir es sobrepasar un límite o ley. Transgredimos cuando desobedecemos a Dios, al sobrepasar los límites de la justicia. Isaías 53:5 también dice que Jesús fue herido por nuestras transgresiones (LBLA).

La cruz es la cura tanto para nuestra motivación al pecado como para nuestras acciones pecaminosas. La expresión externa de la adoración es la sumisión al señorío de Cristo; es la obediencia.

Así como la cruz sana tanto las expresiones internas como externas del pecado, también motiva tanto a nuestras expresiones internas como externas de adoración. La adoración es una respuesta a lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz.

Así que ¿Por qué está adorando usted hoy? ¿Y cómo está adorando hoy?

¿Cómo sé que la adoración es una respuesta a la cruz? ¡Porque Dios dijo que era como el matrimonio! Mi matrimonio es la segunda relación más gratificante de mi vida. Pero sí aprendemos acerca de la adoración por medio del matrimonio. Mire Efesios 5:22-33:

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.

Este pasaje no solo se refiere al matrimonio. También se refiere a la adoración. Pablo está tratando de explicarles a los efesios que si quieren tener un buen matrimonio, sus matrimonios tienen que reflejar la buena adoración. ¿Cómo opera la adoración? Jesús se entregó por la Iglesia. Antes de que su Novia se lo mereciera, antes de que ella se sometiera, y antes de que fuera amorosa, respetuosa o amable, Jesús dio su vida por ella. Ese es el amor sacrificial, y de eso se trata la cruz.

¿Cómo responde la Iglesia? Respetando a Cristo y sometiéndose a su señorío. Eso es adoración.

Cuando el mundo mira a un buen matrimonio, esto es lo que ven: un hombre que ama a su esposa desinteresadamente, que se sacrifica por el bien de ella, y la lava (no la critica) con la Palabra de Dios (veremos esto en mayor detalle más adelante). Aun cuando ella no se lo merezca, él la ama, la perdona y se entrega por ella.

Esposo, si usted actúa de esta manera, su esposa se sentirá amada con seguridad. Ella nunca va a buscar otro “señor”.

Y cuando el mundo ve una esposa piadosa, ve una esposa que está tan agradecida por el amor sacrificial de su esposo, que responde respetándolo, honrándolo y sometiéndose a él. Ella confía en él y cree que todo lo que él hace, lo hace por amor a ella. Así que ella lo honra, independientemente de sus circunstancias.

Esposa, si usted trata a su marido de esta manera, él se sentirá adorado. Él nunca buscará otra esposa.

Esto no es políticamente correcto, sino que es la cultura del cielo.

Cuando el mundo ve un buen matrimonio, ve una imagen viva del evangelio y ve buena adoración.

Cuando el mundo ve esposos egoístas y esposas irrespetuosas, ve una perversión del evangelio, y una perversión de la adoración. Tenemos que representar con precisión lo mucho que nuestro Señor nos ama al amar a nuestras esposas de la misma manera.

Por lo tanto, cuando falla la adoración de una cultura, sus matrimonios comienzan a fallar.

Si tan solo obedeciéramos lo que Dios dice en Efesios 5 salvaríamos  nuestras familias, nuestras iglesias y nuestra cultura. Tanto el evangelio como la adoración son redentivos en naturaleza. Y no solo se aplican a la Iglesia; son lecciones de cómo vivir una vida bendecida en la tierra.

—Tomado del libro Cómo adorar al rey por Zach Neese.

Todo el mundo es crítico

lentes

“María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita.”

Números 12:1

Los líderes pueden estar seguros de dos verdades. Primero, serán criticados. Segundo, la crítica siempre cambia al líder. La gente infeliz tiende a atacar a la persona designada.

La familia de Moisés lo criticó. Nota lo que Dios y Moisés nos enseñan sobre cómo manejar la crítica (Números 12):

  1. Mantén tu humildad. (v. 3)
  2. Enfrenta la crítica. (v. 4)
  3. Se especifico acerca del tema. (vs. 5-8)
  4. Prepara las consecuencias (vs. 9, 10)
  5. Ora por los que te critican. (vs. 12, 13)
  6. Restáuralos cuando sea apropiado. (v. 14)

Más allá de eso, considera la forma en que los líderes deberían manejar la crítica:

  1. Entiende la diferencia entre la crítica constructiva y la destructiva.
  2. Mira más allá de la crítica misma.
  3. Guarda tu propia actitud.
  4. Mantente espiritualmente en forma. Asóciate con gente de fe.
  5. Espera el tiempo para probar las críticas equivocadas.
  6. Concéntrate en tu misión; cambia tus errores.

Extractado de “La Biblia del Liderazgo” de John Maxwell.

¿Está tu vida equilibrada?

sendero

Jesús creció en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante todo el pueblo.

Lucas 2:52

Una vida equilibrada se caracteriza por el orden, la paz y la integridad. Las diversas partes de la vida son como deben ser y donde deben ser. Cada parte de la vida equilibrada recibe la cantidad adecuada de tiempo y esfuerzo en el momento adecuado. No es darle a cada parte de la vida la misma cantidad de tiempo que hace que la vida sea equilibrada; es darle a cada parte la asignación de tiempo necesaria.

La vida de Jesús es un excelente modelo de equilibrio. A lo largo de su vida, Jesús estuvo bajo presión constante. Amigos y enemigos lo perseguían por igual. Sin embargo, al examinar su vida tal como está registrada en las Escrituras, uno ve que nunca tuvo prisa, que nunca tuvo que ponerse al día, y que nunca fue tomado por sorpresa. Manejaba bien el tiempo, lo tenía bajo control, porque conocía la importancia del equilibrio. La vida de Jesús era muy balanceada. Creció intelectual, física, espiritual y socialmente.

¿Tu vida refleja un equilibrio? ¿Tienes tiempo para el crecimiento intelectual? Si estás demasiado ocupado para leer un libro o participar en estudios que estimulen la mente, estás demasiado ocupado. ¿Tiene tiempo para la salud física? Muchas personas se agotan debido a un inadecuado cuidado personal. No seas otra fatalidad en la autopista emocional. Cuida de tu ser físico. ¿Dedicas tiempo para tu relación con Dios? ¿Te sientes demasiado ocupado para la oración, el estudio bíblico, la meditación o las devociones? El Salmo 46:10 puede traducirse así: “Tómense su tiempo y sepan que yo soy Dios”. Un himno popular da este consejo: “Toma tiempo para ser santo, habla a menudo con tu Señor…”. Tómense el tiempo para ser santos, el mundo se apresura”, pero, ¿lo hacemos? ¿Tienes tiempo para las relaciones familiares? ¿Proporcionas el tiempo adecuado para tu esposa, familia y amigos?

Vía: Revista Charisma Media

Silencia al enemigo

 

SECRETO

Cindy Trimm

“Pero en aquel día venidero, ningún arma que te ataque triunfará. Silenciarás cuanta voz se levante para acusarte”.

—Isaías 54:17, ntv

Debes alzar la voz y avergonzar con furor y pasión todas las artimañas del enemigo. Debes actuar ofensivamente. No puedes dejar que los planes que Satanás tiene para los hijos de Dios se hagan realidad. No hoy. No mientras tú vigilas. ¡Ni nunca! Cada ataque dirigido contra tus seres queridos te da oportunidad de saquear las posesiones y el territorio del enemigo en lugar de que sea al revés. Quizás no hayas elegido a Satanás como tu enemigo, pero él te eligió a ti. Pero Dios te ha dado el poder de bloquear toda iniciativa establecida por cualquiera que se mueva por impulso satánico. Sus provocaciones para atacarte te servirán a ti y no a él.

Oración

Padre, dame unción de guerrero. Haz que cada dominio y sistema que me asignaste se suelte en el nombre de Jesús. Fortalece la cobertura de protección alrededor de mi vida, mis posesiones, mi familia, mis amigos y asociados y mi ministerio. ¡Declaro que soy más que vencedor! Las actividades que alteran el destino deben cesar. Poseeré la tierra que tú me has dado. En el nombre de Jesús, amén.

Tomado del Libro Devocional Declara Bendición Sobre Tu Vida de Cindy  Trimm