Por: Devocional matrimonial

Hay una extraña verdad en relación con el amor y el matrimonio. Entenderla es una clave importante para que el matrimonio y otras relaciones funcionen. La verdad es esta: no tenemos la capacidad de amar realmente sin el poder del Espíritu Santo trabajando a través de nosotros. Nuestra capacidad de amar se basa en que Dios nos da la capacidad, sobrenaturalmente, cuando nos rendimos a Él.

«El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio». (Gálatas 5:22-23)

Gálatas 5:22-23 Reina-Valera 1960

22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Gálatas 5:22-23 Nueva Traducción Viviente

22 En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, 23 humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas!

Entonces, ¿cómo puede la gente «amar» si no conoce a Dios? No pueden. Al menos no son capaces de amar con el tipo de amor de Dios. El amor de Dios es un amor especial que la Biblia llama ágape. Es un amor que brota de la voluntad y no cambia. Es el tipo de amor más estable y predecible y el único que puede proporcionar una base duradera en el matrimonio.

A menudo, cuando la gente dice que ama a alguien, sólo habla de deseo sexual (la palabra griega eros, de la que obtenemos la palabra erótica) o de un sentimiento apasionado (thummos, de la que obtenemos el término pasión). Este tipo de sentimientos van y vienen. Cuando duran mucho tiempo, muchas personas dicen la vieja frase: «Ya no te quiero», y salen por la puerta.

Las personas más estables y confiables en las relaciones son aquellas que están sometidas a la influencia del Espíritu Santo.

El amor ágape, sin embargo, es un amor comprometido y sacrificado que sigue el modelo de Jesús. Cuando Jesús nos dice que nos ama, no está hablando de un sentimiento que va y viene. Nos está diciendo que está comprometido con nosotros para siempre y que no cambiará. Si sus sentimientos por nosotros son positivos o negativos, eso no cambia su compromiso con nosotros.

Consideren lo que quieren decir cuando se dicen: «Te amo». ¿Están diciendo que están experimentando un sentimiento fugaz, o están diciendo que están comprometidos el uno con el otro para siempre y que demostrarán su amor sin importar los malos momentos o las circunstancias negativas? No está mal expresar un sentimiento, siempre y cuando la sensación ya no exista, se pueda seguir diciendo «te amo» y se haga lo correcto independientemente de la situación.

Las personas más estables y confiables en las relaciones son aquellas que están sometidas a la influencia del Espíritu Santo. Tienen el poder de un amor sobrenatural que hará lo correcto en las buenas y en las malas. El amor ágape de Dios es la forma más elevada de amor y transformará cualquier persona, relación o matrimonio bajo su influencia.

Dialoguen sobre el tema

Piensa en una ocasión en la que tomaste la decisión de hacer lo correcto, aunque fuera difícil (decir la verdad, defender a otra persona, etc.). Habla de esas experiencias y de lo que aprendiste de ellas.

Practiquen juntos

Compre una tarjeta de felicitación para regalar a su cónyuge esta semana. Si ambos disfrutan de una buena dosis de humor, que sea una tarjeta jocosa. Ya sea divertida o seria, utilicen la ocasión para reafirmar la solidez del compromiso entre ambos.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s