Por: Lee Grady

He tenido la bendición de conocer a muchos líderes ministeriales sabios y valientes a lo largo de los años. Algunos han sido ejemplos a distancia y otros han sido mentores de cerca. Pero también he conocido a muchos líderes cuyas iglesias u organizaciones fracasaron porque no adoptaron los sólidos principios de liderazgo que se encuentran en la Biblia.

Hoy recuerdo constantemente a los líderes jóvenes lo que he observado. Basándome en los ocho errores más grandes que cualquier líder podría cometer, ofrezco este consejo de advertencia:

1. Nunca trates a la gente como si fueran proyectos. Muchos líderes están tan atrapados en su visión celestial que ven a las personas como peones para lograr sus sueños. Si no amas y respetas a las personas, las atropellarás. Aprenda a valorar a las personas ofreciéndoles ánimo, afirmación y recompensas por el servicio. Cuando Pablo se despidió de los ancianos de Éfeso, éstos lloraron y le abrazaron porque sabían que les amaba de verdad (véase Hechos 20:36-38). Ama a la gente; no la utilices. Si los tratas como engranajes de una máquina, ¡no se sentirán tristes cuando te vayas!

         Hechos 20:36-38 RVR 1960

36 Cuando hubo dicho estas cosas, se puso de rodillas, y oró con todos ellos. 37 Entonces hubo gran llanto de todos; y echándose al cuello de Pablo, le besaban, 38 doliéndose en gran manera por la palabra que dijo, de que no verían más su rostro. Y le acompañaron al barco.

Hechos 20:36-38 NTV

36 Cuando Pablo terminó de hablar, se arrodilló y oró con ellos. 37 Todos lloraban mientras lo abrazaban y le daban besos de despedida. 38 Estaban tristes principalmente porque les había dicho que nunca más volverían a verlo. Luego lo acompañaron hasta el barco.

Si nunca se toma el tiempo para capacitar a los demás, su ministerio seguirá siendo pequeño y eventualmente se quemará.

2. Nunca intentes hacerlo todo tú mismo. ¿Te imaginas que Nehemías tratara de reconstruir por sí mismo los derruidos muros de Jerusalén? Sin embargo, algunos líderes tratan de gestionar múltiples proyectos en lugar de delegar el trabajo en personas que tienen las habilidades y la pasión para lograr un objetivo común. Deje de pensar que puede hacer cada trabajo mejor. Ayude a cada miembro del equipo a encontrar su lugar «en la pared» donde pueda trabajar eficazmente. Si nunca se toma el tiempo para capacitar a los demás, su ministerio seguirá siendo pequeño y eventualmente se quemará.

3. Nunca se centre en sus críticos. Todos los líderes reciben comentarios negativos de los mariscales de campo y de la gente insignificante. Supérelo-esto es sólo uno de los muchos riesgos laborales del ministerio. Nunca se obsesione con lo que la gente dice a sus espaldas. Sus palabras son como el zumbido de los insectos; lo que la Sra. Rodriguez le dijo al Sr. Carvajal después de escuchar la crítica de la Sra. Perez a tu sermón no te afectará. Mantén tu corazón centrado en Jesús y deja que el sonido de tu alegre alabanza aplaste las acusaciones de Satanás.

4. Nunca tome grandes decisiones sin un consejo sabio. Algunos líderes saltan de un gran proyecto a otro, sacudiendo su iglesia u organización a la izquierda y luego a la derecha como si no supieran realmente hacia dónde van. Estos líderes erráticos nunca someten sus ideas a los demás para que rindan cuentas, o se rodean de hombres que dicen «sí» y que aprueban cualquier idea tonta. Proverbios 11:14 (NASB) dice: «Donde no hay guía el pueblo cae, pero en la abundancia de consejeros hay victoria». Deja de dar vueltas a la gente y pide a los consejeros sabios que oren contigo sobre tus planes.

Proverbios 11:14 RVR 1960

Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.

Proverbios 11:14 NTV

Sin liderazgo sabio, la nación se hunde; la seguridad está en tener muchos consejeros.

5. Nunca evite la confrontación. Todo ministerio tendrá problemas. Pero un buen líder verá un problema cuando brote por primera vez y tomará la iniciativa para corregirlo. Los líderes que temen la confrontación dejarán que las cosas se pudran hasta que el problema se extienda como una enredadera venenosa que eventualmente ahogue la vida del ministerio. Cuando el apóstol Pablo intervino para corregir un problema en la iglesia de Gálata, les advirtió: «Un poco de levadura leuda toda la masa» (Gálatas 5:9). Nunca asuma que un problema «se resolverá solo». ¡Enfréntese a él!

Gálatas 5:9 RVR 1960

Un poco de levadura leuda toda la masa.

Gálatas 5:9 NTV

¡Esa falsa enseñanza es como un poquito de levadura que impregna toda la masa!

6. Nunca trates de derramar en otros cuando estás vacío. Incluso Jesús tuvo que ir a un lugar solitario para orar después de ministrar a las multitudes (ver Lucas 5:16).

Lucas 5:

16 RVR 1960

Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.

Lucas 5:16 NTV

Así que Jesús muchas veces se alejaba al desierto para orar.

Sin embargo, muchos líderes funcionan a toda máquina durante semanas sin descansar ni recargarse. Si trabajas hasta el cansancio sin ocuparte de tu propia vida espiritual, tu hacha se embotará tanto que las horas de trabajo serán infructuosas y agotadoras. Tira con regularidad para afilar tu hoja.

7. Nunca cierre su corazón al ministerio personal. Una escuela ministerial en los Estados Unidos enseñaba a sus estudiantes que los pastores nunca debían compartir sus luchas con nadie, porque la gente chismearía sobre ellos o los apuñalaría por la espalda. Lo siento por cualquier pastor o líder que no tenga una red de mentores y amigos con los que pueda compartir sus luchas más profundas. Los líderes son tan defectuosos como cualquier otra persona y necesitan confesar sus pecados, procesar su dolor y recibir oración de sanación. Los líderes que se mantienen aislados terminan emocionalmente insanos y no terminan bien.

8. Nunca pierdas tu pasión espiritual. El rey Saúl es un triste ejemplo de liderazgo fallido. Empezó bien, pero terminó miserablemente. Que el Señor nos libre a todos del espíritu de Saúl, que sintió la llamada de Dios y experimentó el aceite de la unción del Espíritu en su juventud, pero se apartó de los caminos de Dios en sus últimos años.

Que la apasionada devoción de Pablo sea la nuestra.

No podemos permanecer fieles al Señor si su llama no arde continuamente en nuestros corazones. Incluso cuando el apóstol Pablo estaba en la cárcel, escribió: «prosigo hacia la meta por el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús» (Filipenses 3:14).

Filipenses 3:14 RVR 1960

… prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Filipenses 3:14 NTV

… avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.

Pablo avivaba continuamente el fuego del Espíritu Santo en su vida porque tenía una vida secreta con Dios. Oraba continuamente, empapaba su mente en la Palabra de Dios y vivía en el altar de la entrega cada día. Que la apasionada devoción de Pablo sea la nuestra.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s