Por: Mark Ruthland

Mateo 13:32 RVR 1960

32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

Mateo 13:32 NTV

32 Es la más pequeña de todas las semillas, pero se convierte en la planta más grande del huerto; crece hasta llegar a ser un árbol y vienen los pájaros y hacen nidos en las ramas».

Hay fuerza en lo pequeño. Basta una chispa para encender el fuego. Un pequeño timón dirige un gran barco. Una idea puede impulsar a un individuo a cambiar el mundo. Y la fe, independientemente de su tamaño, puede convertir una crisis desesperada en un acontecimiento lleno de esperanza.

La parábola de Jesús sobre la semilla de mostaza es una parábola sobre lo pequeño que produce lo grande. El grano de mostaza era conocido por su pequeñez. De hecho, el término era proverbial para lo pequeño. La planta de mostaza era una hierba. Había una variedad particular de planta de mostaza en Palestina en los días de Jesús que crecía rápidamente de una semilla diminuta a un arbusto y luego a un árbol. Las semillas de mostaza eran tan pequeñas que apenas se podían ver a simple vista. Sin embargo, el resultado fue un crecimiento con fuertes ramas en las que los pájaros no sólo podían posarse, sino también construir nidos.

Las semillas de mostaza eran tan pequeñas que apenas se podían ver a simple vista.

¿Cuántas veces has dicho, cuando has sentido que te rendías, «ojalá tuviera más fe»? O, ¿Cómo respondes cuando estás pasando por una situación difícil y alguien te dice: «Necesitas más fe»?

Según esta parábola, no se necesita más fe. La cuestión no es el tamaño de tu fe, sino el objeto de tu fe. La fe debe dirigirse a Dios. Incluso la cantidad más pequeña de fe puede llevarte a un final fuerte.

En 1972, la NASA lanzó la sonda espacial exploratoria Pioneer 10. La misión principal del satélite era llegar a Júpiter y completar una vida de tres años. Sorprendentemente, en 1997, veinticinco años después de su lanzamiento y a más de seis mil millones de millas del sol, el Pioneer 10 seguía enviando señales de radio a los científicos en la Tierra desde un transmisor de 8 vatios, que irradia tanta potencia como la luz nocturna de una habitación.

La semilla de la fe plantada en nuestro interior es como ese pequeño transmisor de 8 vatios. Podemos seguir y seguir y seguir. Dios ha implantado en nosotros toda la fe que necesitamos. Mientras mantengamos nuestro corazón centrado en él, Dios puede hacer su obra.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s