Por: Mark Rutland

Nehemías 2:17 RVR 1960

17 Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio.

Nehemías 2:17 NTV

17 pero ahora les dije:

—Ustedes saben muy bien las dificultades en que estamos. Jerusalén yace en ruinas y sus puertas fueron destruidas por fuego. ¡Reconstruyamos la muralla de Jerusalén y pongamos fin a esta desgracia!

¿Te has fijado en las palabras ustedes y nosotros en este versículo? Para motivar al pueblo de Jerusalén a reconstruir el muro, Nehemías tuvo que identificarse con su problema, su necesidad y su futuro. Ya no era su problema. Ahora Nehemías vio el muro roto como su problema. Imagínense el tipo de respuesta que habría recibido Nehemías si hubiera dicho: «Ustedes se han metido en un mal lío. ¿Saben lo que tienen que hacer? Tienen que reconstruir ese muro. Si me necesitan, estaré en mi oficina. Después de todo, yo no era parte del problema. Vosotros tendréis que poneros las pilas y hacer el trabajo. Háganme saber cómo resulta».

Identificarse con el problema es un factor de motivación.

Cuando Lee Iacocca se convirtió en presidente y director general de Chrysler en el punto álgido de los problemas del gigante automovilístico en 1979, sabía que tendría que pedir a los empleados que aceptaran un recorte salarial para mantener a la empresa fuera de la quiebra. Aunque convenció al Congreso para que garantizara los préstamos de la empresa, los miembros del sindicato de Chrysler seguían desconfiando de él. Sabía que tenía que encontrar una manera de convencer a estos trabajadores de que tenía los mejores intereses para Chrysler.

Para motivar al pueblo de Jerusalén a reconstruir el muro, Nehemías tuvo que identificarse con su problema, su necesidad y su futuro.

Iacocca convocó una reunión entre los principales directivos y los sindicatos. Anunció que durante el año siguiente su salario sería de 1 dólar. La táctica funcionó. Al sacrificar su propio salario, Iacocca demostró que anteponía el bienestar de la empresa al beneficio personal.

Se identificó con los trabajadores. Decía: «Estamos juntos en esto. Y, juntos podemos salir adelante». Sabía que la gente aceptaría mucho dolor cuando todos pasaran por la prueba juntos. Si los seguidores saben que el líder está con ellos, juntos pueden mover una montaña o, en el caso de Nehemías, construir un muro. ¿De qué manera puedes identificarte con las personas que diriges? ¿Cómo puedes decirles: «Estamos juntos en esto»?

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s