Por: Jimmy Evans

Todo el mundo quiere un amor que dure toda la vida. Un estudio reciente descubrió que el 93% de los estadounidenses dicen que sueñan con una relación matrimonial duradera y estable. Pero en lugar de un amor para toda la vida, están encontrando decepción y angustia.

La gente no ha perdido el sueño del matrimonio. Sólo han perdido la esperanza. Eso es porque tienen una mentalidad equivocada.

Ven el matrimonio como una carrera de fondo. Pero en realidad, es un maratón. Déjenme explicarles.

Hace cincuenta años y unos 70 kilos, solía correr en pista. Correr rápido se siente bien. Correr es divertido, ¡pregúntale a cualquier niño! También es divertido verlo. Mi prueba olímpica favorita sigue siendo los 100 metros planos. Requiere un esfuerzo máximo, pero no dura mucho.

La razón por la que los sprints son cortos es que nadie puede mantener ese tipo de esfuerzo durante mucho tiempo. Se agotan demasiado rápido.

Mucha gente se casa en un sprint. Conocen a alguien y se dejan llevar por la emoción. Empiezan a salir. Se enamoran. Se comprometen. Se casan y todo es maravilloso. En esos momentos, la atracción sexual y la pasión son su fuente de energía. Arde con fuerza. Es estimulante y divertido. Pero no dura.

La gran pregunta en el matrimonio es, ¿cómo podemos mantener esta pasión encendida…?

Al final, se les acaba la energía. Puede ser durante el primer año de matrimonio. Puede ser durante el décimo año. La pasión se desvanece y la relación se estrella contra un muro. Si no están preparados para ello, su matrimonio puede desmoronarse.

La gran pregunta en el matrimonio no es ¿Cómo podemos mantener esta pasión hoy? Es ¿Cómo podemos mantener esta pasión encendida durante 61 años?

Eso requiere una mentalidad de maratón en lugar de una mentalidad de sprint. Un maratón requiere una cantidad similar de esfuerzo. Pero en lugar de quemarlo todo de una vez -como el combustible para cohetes- se centra en la resistencia. Sigues avanzando, paso a paso y año tras año.

Los maratonistas prestan mucha atención a aspectos como la nutrición y la hidratación. Se centran en ello antes de la carrera y durante la misma. Su rendimiento depende de ello. El combustible es vital para el éxito de un maratón.

Una mentalidad de maratonista en el matrimonio también piensa en el combustible: ¿Cuál es la fuente de mi amor? La fuente más profunda del amor no es la atracción sexual. No son tus emociones, porque los sentimientos cambian. Tu fuente de amor tampoco debería ser tu cónyuge, porque las personas nos fallan. Nos defraudan.

La fuente de amor más profunda y poderosa es Dios, cuyo amor dura toda la eternidad. Debemos confiar en Él para satisfacer nuestras necesidades más profundas. Debemos depender de Él para que sea nuestro combustible. La gente puede romper nuestros corazones, pero el amor de Dios perdura para siempre.

Cuando Karen y yo nos casamos, estábamos corriendo. Cuando la pasión comenzó a desvanecerse, casi nos divorciamos. No fue hasta que aprendimos a sacar de una fuente más profunda -el amor de Dios- que Él sanó nuestro matrimonio. Convertimos nuestro matrimonio en un maratón en lugar de un sprint, y hoy seguimos corriendo con fuerza.

Si Dios alimenta tu matrimonio, puede durar toda la vida.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s