por Jimmy Evans

:

Antes de ser salvado, estaba en esclavitud en cada área de mi vida. Hoy soy un hombre libre y quiero que otros experimenten esa misma libertad. Comienza con la Palabra de Dios. Jesús dijo: “Si permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos. Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:31-32).

Juan 8:31-32 RVR 1960

La verdad os hará libres

31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;

32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Juan 8:31-32 NTV

Jesús y Abraham

31 Jesús le dijo a la gente que creyó en él:

—Ustedes son verdaderamente mis discípulos si se mantienen fieles a mis enseñanzas; 32 y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.

Aunque Jesús promete la libertad total a cada persona, esta no es automática. Esto se debe a que somos seres multidimensionales, y hay que tener en cuenta esas dimensiones para entender cómo se libera a la gente.

En Marcos 12, los líderes judíos le preguntaron a Jesús cuál era el mandamiento más importante. Él dijo que el mandamiento más importante era “amar al Señor nuestro Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas” (Marcos 12:30).

Aunque Jesús promete la libertad total a cada persona, esta no es automática.

Marcos 12:30 RVR 1960

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.

Marcos 12:30 NTV

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”[a].

Nota

  1. 12:29-30 Dt 6:4-5.

El corazón representa nuestro espíritu, el nosotros real y eterno. El alma es nuestra voluntad y nuestras emociones. La mente, por supuesto, es nuestro intelecto. Dios creó estas múltiples dimensiones de nuestra vida para darnos la capacidad de conocerle y amarle plenamente. Sin embargo, Satanás es malvado, y trata de atraparnos dentro de esas cuatro dimensiones. La esclavitud ocurre en todas estas cuatro dimensiones.

Así que, para encontrar la libertad total, tenemos que ser liberados espiritualmente, emocionalmente, mentalmente y físicamente. Ahora, si eso le parece mucho, recuerde que Jesús ya ha hecho todo el trabajo duro. Todo lo que tenemos que hacer es ponernos en posición de ser liberados.

La razón por la que muchas personas tratan de encontrar la libertad, pero fracasan es porque sólo ven una dimensión de su problema. Como ejemplo, consideremos la depresión. Nuestra sociedad se enfrenta a una epidemia de depresión, y hay múltiples razones para ello.

Un psiquiatra o un psicólogo pueden tratar la depresión con terapia cognitiva o medicación. Pero éstos se centran sólo en la mente. Un médico puede preguntar sobre la alimentación, el ejercicio o el estrés, pero ese enfoque es sólo sobre el cuerpo físico. Mientras tanto, un pastor ofrecerá pasajes de las Escrituras para animarnos o ayudarnos a tomar cautivos los pensamientos negativos. Se dirige al lado emocional de la depresión.

Pero la depresión involucra las cuatro dimensiones: la parte mental, la física, la emocional y la física de nuestras vidas. Y aunque nos impacta en todos los niveles, la depresión no es un problema emocional, físico o mental. Es principalmente un problema espiritual.

La razón número uno para la depresión es un espíritu demoníaco. Satanás, tan malvado como es, usa nuestra desgracia como una oportunidad. Él toma una circunstancia, una herida, un rechazo o un fracaso y lo retuerce. Nos pone bajo una nube opresiva -piensa en ella como una manta espiritual húmeda- y esto causa la depresión.

Así que, aunque la depresión puede manifestarse en todas las dimensiones de nuestra vida, hay que tratarla en la dimensión correcta para liberarse. Es un problema espiritual, y la única manera de tratar un problema espiritual es un enfoque espiritual. Tenemos que levantarnos y decir: “Espíritu demoníaco de la depresión, te rechazo. Rechazo el espíritu de pesadez y en su lugar me pondré de pie y alabaré a mi Dios”.

He experimentado otras áreas de esclavitud que requieren un enfoque similar. La lujuria se manifiesta como un comportamiento físico, pero es un problema mental, que tratamos meditando en la Palabra de Dios. La baja autoestima impacta nuestras emociones, pero ese problema es mental-es creer una mentira sobre uno mismo. La ira es espiritual. Después de todo, Pablo escribe “Enójate y no peques” (Efesios 4:26).

Efesios 4:26 RVR 1960

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

Efesios 4:26 NTV

Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle»[a]. No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados,

Nota

  1. 4:26 Sal 4:4.

Jesús nos prometió libertad total, pero tenemos que reclamarla tomando cuatro acciones importantes:

1. Dedicar nuestra vida a la Palabra de Dios. Jesús dijo precisamente esto en Juan 8: “Si permanecéis en mi palabra”. Tenemos que vivir en Su Palabra. Tenemos que llenar nuestras vidas con Su verdad y Sus enseñanzas.

2. Exponer nuestras tinieblas a Su luz. Humildemente y con la verdad, debemos admitir nuestros pecados y luchas. Dejando de lado nuestro orgullo humano, se los entregamos a Él.

3. Volver a comprometerse con Jesús. El enfoque de la libertad no es liberarse de algo, sino ser liberado para amar a Jesús y a los demás. Esto comienza con una relación personal con Jesús.

4. Permitir que Dios entre en las cuatro áreas de nuestra vida. Él trabaja en nuestros corazones, almas, mentes y cuerpos cuando ponemos nuestra fe en Él.

Cuando invitamos a la Palabra de Dios a todas las dimensiones de lo que somos, nos cambiará, nos sanará y nos liberará. Tiene el poder de romper cualquier cadena y liberarnos de cualquier atadura para que podamos ser las personas a las que Él nos ha llamado y creado.

¿Estás preparado para abrir las cuatro dimensiones de tu vida a Dios y a Su Palabra? Cuando lo hagas, sólo entonces encontrarás la libertad total.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s