Por: Jimmy Evans

El matrimonio es un pacto, pero nuestra sociedad lo trata como un contrato. Permítanme explicar estas dos formas diferentes de pensar.

En la Biblia, la palabra pacto significa “cortar”. Cada vez que se hacía un pacto, implicaba sangre. En Lucas 22:20, Jesús dijo: “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que se derrama por vosotros”. Adán y Eva también tuvieron un pacto matrimonial: Dios quitó la costilla de Adán para crear a Eva para que fuera su esposa.

Lucas 22:20 RVR 1960

De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

Lucas 22:20 NTV

Después de la cena, tomó en sus manos otra copa de vino y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto entre Dios y su pueblo, un acuerdo confirmado con mi sangre, la cual es derramada como sacrificio por ustedes.[a]

PERO CUANDO ENTRAS EN EL MATRIMONIO CON UNA MENTALIDAD DE PACTO, NO HAY DUDA QUE TE QUEDAS

  1. 22:19-20 Algunos manuscritos no incluyen los versículos 22:19b-20: el cual es entregado por ustedes […] la cual es derramada como sacrificio por ustedes.

En otras palabras, un pacto requiere sacrificio. En nuestros votos matrimoniales, prometemos “en la riqueza y en la pobreza, en la enfermedad y en la salud” porque estamos haciendo un pacto permanente y sacrificado. Nos remangamos las mangas y nos comprometemos con la relación con todas nuestras fuerzas. Lo hacemos todo.

Pero nuestra cultura ha empezado a devaluar el matrimonio y lo ha convertido de una alianza a un contrato. Un pacto de sacrificio dice “renuncio a mis derechos y asumo responsabilidades”. Pero un contrato adopta el enfoque contrario: “Protejo mis derechos y limito mis responsabilidades”. Eso significa que la gente entra en el matrimonio con un pie fuera de la puerta.

El matrimonio simplemente no funciona así. Sólo funciona como un pacto, con dos cónyuges comprometidos a sacrificarse el uno por el otro y a hacer lo que sea necesario para tener éxito. Sin este compromiso, cualquier problema importante se convierte en una amenaza para el matrimonio.

Pero cuando entras en el matrimonio con una mentalidad de pacto, no hay duda de que te quedas. Estás en él “para lo bueno y para lo malo”. El secreto de un matrimonio duradero es cómo lo ves. ¿Es tu matrimonio un pacto o un contrato?

Traducido del texto originalThe Secret of Building a Lasting Marriage

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s