Por: Jimmy Evans

Hace poco escribí sobre el equipaje que traemos al matrimonio. Parte de ese equipaje proviene de iniquidades, o pecados generacionales que aprendemos de nuestros padres o abuelos. Transmitidos de una generación a otra, estos comportamientos -como el racismo o el sexismo- se convierten en tendencias naturales que tenemos que romper antes de encontrar la libertad.

Otro tipo de equipaje son las promesas internas. Estos son un tipo diferente de pecado influyente en nuestras vidas. No son pecados aprendidos, sino pecados que elegimos. Una promesa interna es una declaración hecha por uno mismo en respuesta al dolor o a la dificultad. Es un juramento solemne que resulta de una herida o un dolor profundo.

He aquí algunos ejemplos de votos interiores:

Nunca volveré a ser pobre.

Nunca más trataré así a mis hijos.

Ningún hombre volverá a hablarme así.

Ninguna mujer volverá a tratarme así.

Nunca haré que mis hijos vayan tanto a la iglesia.

Nunca he conocido a un cristiano que no tuviera promesas internas. Incluso las promesas que hacemos cuando somos niños, como resultado del dolor, pueden influir en nuestros pensamientos, actitudes y acciones como adultos. Pero los juramentos internos son pecado. Considera estas palabras que dijo Jesús:

“Pero yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el escabel de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Tampoco jurarás por tu cabeza, porque no puedes hacer un solo cabello blanco o negro. Pero que tu “Sí” sea “Sí”, y tu “No”, “No”. Porque todo lo que es más que esto es del maligno”. (Mateo 5:34-37)

Mateo 5:34-37 RVR 1960

34 Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios;

35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.

36 Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello.

37 Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

Mateo 5:34-37 NTV

34 Pero yo digo: ¡no hagas juramentos! No digas: “¡Por el cielo!”, porque el cielo es el trono de Dios. 35 Y no digas: “¡Por la tierra!”, porque la tierra es donde descansa sus pies. Tampoco digas: “¡Por Jerusalén!”, porque Jerusalén es la ciudad del gran Rey. 36 Ni siquiera digas: “¡Por mi cabeza!”, porque no puedes hacer que ninguno de tus cabellos se vuelva blanco o negro. 37 Simplemente di: “Sí, lo haré” o “No, no lo haré”. Cualquier otra cosa proviene del maligno.

Jesús dice que no jures por el cielo, que no jures por la tierra, que no jures por ti mismo. Dice que ese tipo de promesas son malas. ¿Por qué son malas? Porque en cualquier área en la que hayamos hecho un juramento interno, nos estamos negando a que Jesús sea el Señor de esa área. Jesús no puede ser el Señor cuando yo me he hecho una promesa, porque ese pacto toma la autoridad en lugar de Jesús.

Si digo: “Nunca más seré pobre”, entonces Jesús no es el Señor de mis finanzas. Yo sí lo soy.

Si digo: “Nadie volverá a hacerme daño”, entonces Jesús no es el Señor de mis relaciones. Yo sí lo soy.

Si digo: “Nunca llevaré a mis hijos a una iglesia como esa”, entonces Jesús no es el Señor de mi compromiso con la iglesia. Yo sí lo soy.

Cuando hacemos compromisos internos, nos ponemos en una posición de autoridad. No sólo eso, sino que nos volvemos completamente irracionales. Las promesas internas hacen que seamos inalcanzables e inaccesibles. Para ilustrar esto, te daré un ejemplo de mi propia vida. Crecí pobre. No teníamos mucho dinero. Recuerdo mis años de secundaria, en los que tenía un par de pantalones y dos camisas. Ese era mi vestuario completo, y todos los días llevaba los mismos pantalones y una de las dos camisas.

ASÍ COMO DIOS QUIERE QUE ROMPAMOS NUESTRAS INIQUIDADES GENERACIONALES, ÉL QUIERE QUE ROMPAMOS NUESTRAS PROMESAS INTERNAS.

Recuerdo que una vez estuve en casa de un amigo. La familia de Joe tenía mucho más dinero que la mía. Mientras pasábamos el rato, la madre de Joe entró en su habitación y dijo: “Joe, vamos a la tienda a comprarte ropa nueva”. Joe se avergonzó. Dijo: “Mamá, sal de aquí. No quiero hacer eso”.

Yo me quedé atónito. Creo que ese día llevaba la camisa número dos. Yo quería decir: “¡Dejaré que me compres ropa!” Veinte años más tarde, Karen y yo estábamos casados y teníamos una pelea sobre cómo yo había estado gastando demasiado dinero en ropa. Nuestros armarios estaban llenos. Cuando entraba en una tienda de ropa, era como un alcohólico que entra en un bar. En un momento dado, me pregunté: “¿Por qué siempre compro ropa?”. Fue entonces cuando pensé en la casa de Joe. Había hecho una promesa interior sobre la cantidad de ropa que tendría de adulto.

Podrías pensar que es una promesa interna menor, pero era una parte de mi vida que me volvía un poquito loco. Me hizo ser materialista. Me impidió ser racional con el dinero y fue una parte de mi vida que cerré a Jesús. Hay también promesas interiores que pueden ser mucho peores. Pero grandes o pequeños, provienen del dolor. Lo hacemos para protegernos del dolor.

Así como Dios quiere que rompamos nuestras iniquidades generacionales, Él quiere que rompamos nuestras promesas internas. El primer paso para romper las promesas internas es arrepentirse del pecado. Tenemos que llegar a un lugar donde digamos: “Señor, tomé posesión de esa área de mi vida cuando hice esa promesa interna. No sabía que estaba mal en ese momento. Solo trataba de consolarme. Pero me arrepiento”.

Entonces tienes que perdonar a cualquiera que haya jugado un papel en tu promesa interior. Puede haber sido un padre o un hermano. Tal vez fue un ex cónyuge de un matrimonio fracasado o un socio de un negocio fracasado. Podría haber sido un pastor, un profesor o cualquier otra persona en una posición de autoridad. En cualquier caso, perdona a esa persona por el dolor que te ha causado.

Finalmente, debes romper el poder espiritual de esa promesa interna en tu vida. Los cristianos no pueden ser poseídos por el demonio, pero la debilidad o el pecado en nuestras vidas pueden abrir la puerta para que el diablo ponga sus garras en nosotros. Eso puede dar un mayor poder a la promesa interna de lo que debería tener en nuestras vidas. Causa más confusión o miedo de lo que debería.

Pero tenemos autoridad sobre ese poder en el nombre de Jesús. Podemos romperlo. Renuncia a esa promesa, somete esa parte de tu vida al Señor, y perdona a los que te han hecho daño. Una vez que hayas roto estas promesas internas, las cadenas que te han estado reteniendo se caerán. Estarás en condiciones de avanzar con menos equipaje y con una relación renovada con Dios y con tu cónyuge.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s