Por: Mark Rutland

Mateo 4:18-20 RVR 1960

18 Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. 19 Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. 20 Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.

Mateo 4:18-20 NTV

Primeros discípulos

18 Cierto día, mientras Jesús caminaba por la orilla del mar de Galilea, vio a dos hermanos—a Simón, también llamado Pedro, y a Andrés—que echaban la red al agua, porque vivían de la pesca. 19 Jesús los llamó: «Vengan, síganme, ¡y yo les enseñaré cómo pescar personas!». 20 Y enseguida dejaron las redes y lo siguieron.

Un buen líder busca cualidades no descubiertas en las personas y ofrece oportunidades para que esas cualidades se conviertan en activos. La capacidad de cultivar el talento y fomentar el crecimiento de los demás también puede crear una profunda lealtad.

Una de las tareas que Jesús tuvo que llevar a cabo en sus tres años de ministerio fue la de formar un equipo eficaz que pudiera seguir con su misión después de ascender al cielo. Un problema era que nadie había sido entrenado en el campo de la plantación de iglesias. Jesús tuvo que elegir a personas para su equipo que pudieran crecer en su trabajo. Su habilidad para ver el potencial de las personas reunió a doce hombres muy diferentes.

Los discípulos no podían imaginarse a sí mismos como parte de los futuros acontecimientos que cambiarían el mundo.

¿Cómo convenció Jesús a los discípulos para que se unieran a él? Sin suplicar, sin engatusar. Jesús no dio a los discípulos falsas esperanzas ni exageró su potencial. Simplemente les dijo que seguirían siendo pescadores, pero que el cebo y la pesca serían mucho más importantes.

La Escritura nos dice que Andrés y Pedro respondieron inmediatamente a la oferta que Jesús les hizo. Vacilaron y cayeron en el camino, pero siempre se levantaron y continuaron siguiendo a Jesús. La historia registra que fueron leales a Jesús hasta la muerte. Jesús les llamó para que dejaran de tener una existencia común y poco emocionante y se dedicaran a una carrera convincente y desafiante. Los discípulos no podían imaginarse a sí mismos como parte de los futuros acontecimientos que cambiarían la vida del mundo, pero Jesús sabía exactamente cómo serían utilizados para promover su reino. Jesús tenía una visión e invitó a unos hombres sencillos a salir de lo común y entrar en algo completamente nuevo. Esa invitación marcó la diferencia para los discípulos y para el mundo.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s