Por: Jeffrey Smith

El miedo. Puede ser la mayor inhibición de la grandeza. Puede desmantelar por sí solo el propósito y la pasión. El miedo se presenta de muchas formas, pero hay 5 que suelen inhibir a las personas de alcanzar su potencial más que otras.

La primera es el miedo a lo desconocido. La gente tiene miedo de lo que no conoce: quiere saber qué va a pasar, cuándo y por qué. A la gente le gustan las rutinas y tener el control. Adentrarse en lo desconocido va en contra de esto y a menudo hace que la gente deje de perseguir lo que sea que se proponga.

El siguiente es el miedo al fracaso. A la gente no le gusta meter la pata. Ya sea a solas o delante de otros, el fracaso conlleva cierto grado de vergüenza. Pero esta no debería ser nuestra mentalidad en absoluto. Por el contrario, deberíamos ver el fracaso como un peldaño hacia el éxito y aceptarlo como una realidad.

El tercer miedo es el miedo a ser el primero. Muchas personas emulan a quienes tuvieron éxito antes que ellos, ya sea en las prácticas empresariales, en el desarrollo personal o incluso en su mentalidad y perspectiva. Si bien esto puede ser beneficioso, no podemos quedar tan atrapados en hacer esto que también tratamos de emular su negocio, el éxito y la visión. Tenemos que ser audaces y no tener miedo de hacer algo diferente. No podemos tener miedo de ser los primeros.

Hay una palabra común de dos letras que aterroriza a los que luchan con la oposición. La palabra es “no”.

El siguiente miedo es el miedo a la inversión. La gente sólo quiere invertir tiempo, energía o recursos si sabe que va a obtener un buen rendimiento. No están dispuestos a invertir si es un “tal vez”. Ésta es la mentalidad que separa a la gente extraordinaria de la gente que se encuentra en el promedio. Las personas que tienen grandes habilidades están dispuestas a invertir lo que sea necesario, no tienen miedo de perder su inversión.

El último de los 5 miedos es el miedo a la oposición. Hay una palabra común de dos letras que aterroriza a los que luchan con este miedo. La palabra es “no”. La gente a menudo deja de perseguir sus sueños, llamados y visión simplemente por miedo a ser rechazados. Sin embargo, cuando Dios nos ha llamado realmente a hacer algo, ningún “no” de nadie puede impedir que lo realicemos. En conclusión, es importante ser consciente de los 5 miedos más comunes para asegurarnos de que nos protegemos de ellos. No podemos dejar que el miedo nos impida perseguir lo que Dios nos ha llamado a hacer. No importa con cuál de los 5 miedos luches, ¡la capacidad de avanzar está dentro de ti!

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s