Joseph Mattera

(Foto de Anna Shvets de Pexels)

 

  1. La gente tiene que depender de los demás para obtener recursos. Durante estos días, hay muchas grandes historias de heroísmo, altruismo y filantropía. Cada crisis saca lo peor, como los supervivientes acaparando y luchando por la comida, pero también maximiza la magnanimidad de la humanidad. Por ejemplo, la gente está cuidando a los ancianos, sirviendo café y comida gratis a los trabajadores de la salud, y demostrando su amabilidad con los vecinos. Esta desarticulación de la independencia y el aislamiento en las comunidades está catalizando muchas relaciones.

 

  1. La dependencia de Dios no es sólo una teoría. Aunque muchas iglesias utilizan aplicaciones para donaciones en línea, algunas iglesias se han negado a hacerlo. Como resultado, están experimentando una caída sustancial en las donaciones. El miedo a perder el trabajo y los ingresos tendrá un impacto negativo en las donaciones. Algunos han estimado que bajará un promedio del 20% en los EE.UU. Ahora, más que nunca, la iglesia tendrá que ir a otro nivel en la fe y la dependencia de Dios para su sustento. Aquellos que carecen de una fe vivencial y de intimidad con Dios durante estos días buscarán un encuentro con el Dios vivo o experimentarán una profunda desesperación y fracaso. La Escritura dice: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

                      Mateo 4:4 RVR 1960

  1. La gente está aprendiendo a enfrentarse a la realidad sin entretenimiento y sin ocuparse de nada. La gente, al carecer de la típica diversión, de sus agitados desplazamientos y deportes competitivos, tienen más tiempo para reflexionar sobre su vida y su propósito.

Este drástico cambio ha creado más espacio interno para la autorreflexión y la conciencia, y a algunas personas puede no gustarles lo que ven cuando se miran al espejo. Esperemos que esta pausa nos cambie para siempre.

 

  1. La gente está aprendiendo la gratitud por las cosas simples. Las cosas que hemos dado por sentado en el pasado, como la salud física, los ingresos, los profesionales de la salud y los hospitales, el espíritu empresarial, y la libertad de reunirse para la adoración, ¡son ahora más apreciadas que nunca! Esperemos que esto resulte en una apreciación de actitud a largo plazo.

 

  1. Las personas se enfrentan a su mortalidad. La proliferación masiva de este virulento brote ha hecho que cada persona considere su fragilidad y mortalidad. Según el “Cantar de los Cantares” (Salmo 90:9-12), esta toma de conciencia puede dar lugar a un corazón de sabiduría.

  9 Porque todos nuestros días declinan a causa de tu ira;

Acabamos nuestros años como un pensamiento.

10 Los días de nuestra edad son setenta años;

Y si en los más robustos son ochenta años,

Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo,

Porque pronto pasan, y volamos.

11 ¿Quién conoce el poder de tu ira,

Y tu indignación según que debes ser temido?

12 Enséñanos de tal modo a contar nuestros días,

Que traigamos al corazón sabiduría

Salmos 90:9-12 RVR 1960

 

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s