Doug Weiss

Comprende que la lujuria es impotente contra Dios y puedes luchar contra ella. (Foto de NeONBRAND en Unsplash)

 

Al emprender la lucha contra la lujuria, es importante entender a su enemigo. Hay muchos principios en contra de la lujuria y mucha guía de la Biblia sobre cómo ser victorioso.

En el artículo de hoy, quiero señalar tres verdades principales cuando se trata de lidiar con la lujuria. También he incluido pasos prácticos y bíblicos para luchar contra ella.

Principio 1: La lujuria impacta negativamente en su cuerpo. La lujuria tiene un extraño silencio sobre el impacto que tiene en el cuerpo. Usted cree que simplemente se siente bien. Pero la lujuria sabe cuándo va a usarla.

Cuando la lujuria entra en acción, las endorfinas y encefalinas que fluyen por su cerebro literalmente lo conectan y lo hacen anhelar esa imagen, fantasía o persona una y otra vez.

La lujuria entrena a su cuerpo para que se conecte a un cierto tipo de estímulo. Esta acción se llama refuerzo positivo. El cuerpo anhela el golpe químico a través de lo que ofrece la lujuria. Puede llegar a ser tan severo que se prefieran los pensamientos lujuriosos en lugar de estar en intimidad con su esposa.

Dios nos entrega la verdad en 1 Corintios 6:18: “Escapa de la inmoralidad sexual. Cada pecado que un hombre comete está fuera del cuerpo. Pero el que comete inmoralidad sexual peca contra su propio cuerpo”.

Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

Corintios 6:18 Reina-Valera 1960

Si la lujuria no se corrige, el refuerzo positivo puede ser cada vez más fuerte, conduciéndole a problemas de adicción y anorexia íntima.

Su cuerpo es un regalo increíble. Si usted permite que la lujuria mantenga este don, le llevará a lugares malos que normalmente no consideraría. Vivir una vida libre de lujuria permite que su cuerpo sea restaurado a la mente positiva y limpia que Dios le dio al nacer.

Principio 2: La lujuria no juega limpio. La lujuria quiere que usted crea que está ahí para usted y que le cubre las espaldas. La lujuria es el consuelo cuando usted tiene un día duro en el trabajo, una pelea con su jefe o su esposa, o incluso cuando usted está atascado en el tráfico.

La lujuria está ahí para decirle cuán querido, deseado y amado es usted. La lujuria le adorará durante el tiempo que le lleve desconectarse o sentirse mejor. La lujuria lleva muy bien el disfraz de ser una buena persona.

La verdad sobre la lujuria es que es depredadora. Cada vez que la lujuria siente debilidad en usted, o su ego se magulla, decepciona, frustra o abruma, la lujuria se mueve para perpetrar su trabajo en usted.

La lujuria intencionalmente lo deja sintiéndose más y más vacío, atascado, culpable y avergonzado. La lujuria actúa como un depredador que espera hasta que se encuentra con una víctima débil para atacar.

La lujuria sabe que su voz no es agradable, así que se cubre de bondad. La intención es capitalizar sus momentos de debilidad con el propósito expreso de crear debilidad en su vida. Eso es lo que hacen los perpetradores. Crea en la verdad la próxima vez que la lujuria intente decirle lo agradable que es. Simplemente dígale a la lujuria que está mintiendo y que llevará su debilidad a Jesús, donde siempre se hará más fuerte.

… 

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s