James W. Goll

¿Usted tendrá su armadura puesta cuando Satanás comience a pelear sucio? (Pixabay.com)

Usted tiene que atropellar al diablo antes de que él lo atropelle a usted.

Están parados en un campo de batalla (tal vez uno diferente al del año pasado en esta época).

Puede estar parado en medio de un ejército o puede estar parado solo. ¿Se va a quedar ahí parado, esperando a ver qué pasa? ¿O usted va a hacer algo que le permitirá obtener y mantener la ventaja?

El Rey David nos dio un salmo que debemos insertar en nosotros mismos para que podamos ser verdaderos vencedores: “Perseguí a mis enemigos y los alcancé; no volví hasta que fueron destruidos” (Sal. 18:37).

Perseguí a mis enemigos, y los alcancé,

Y no volví hasta acabarlos

Salmos 18:37 RVR 1960

Anteriormente, en el mismo salmo, expresó su total dependencia de Dios cuando sus enemigos resultaron ser demasiado fuertes para él: “Me libró de mi fuerte enemigo y de los que me odiaban, porque eran demasiado fuertes para mí. Me enfrentaron en el día de mi calamidad, pero el Señor fue mi apoyo” (Sal. 18:17-18).

Me libró de mi poderoso enemigo, de los que me aborrecían; pues eran más fuertes que yo. Me asaltaron en el día de mi quebranto, Mas Jehová fue mi apoyo.

Salmos 18:17-18 RVR 1960

Era un verdadero vencedor, decidido a acabar con sus enemigos, pero siempre consciente de que necesitaba ayuda para hacerlo.

¿Por qué Satanás lo está molestando?

¿Tiene a veces la sensación de que el enemigo le ha pintado un blanco en la espalda? ¿Qué ha hecho para atraer su indeseada atención?

Bueno, para empezar, usted es amigo de Dios.

Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

Apocalipsis 4:11 RVR 1960

Se complace tanto en usted que envió a su Hijo para redimirlo de la mano de su enemigo para poder adoptarlo como su hijo. Se complace tanto en usted que le está embelleciendo y haciéndole capaz de reflejar su imagen de la manera en que fue creado.

Ya que Satanás no puede atacar a Dios directamente, ataca a los amigos de Dios. Intenta socavar el suelo bajo sus pies. Trata de hacer que usted niegue a su Señor. El diablo trata de paralizar sus planes, abortar sus sueños y diluir su esperanza. Se opone a todo lo que podría ayudarle a permanecer cerca del corazón de Dios.

La verdad de la situación es que el diablo está muy celoso de usted. ¿Quién crees que eres, dando gloria a Dios, rindiéndose a Él como su Padre y Señor, y resistiendo al mal a cada paso?

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s