Larry Tomczak

(Reuters)

Continuación …

6. Dios nos está dando una increíble oportunidad de recuperar el “descanso sabático” (¡gentilmente impuesto!) para apreciar su significado para nuestro bienestar espiritual y físico.

El Señor penalizó a Israel durante 70 años de cautiverio para recuperar los 70 años que descuidaron el sábado (2 Cr. 36:21).

… para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, hasta que la tierra hubo gozado de reposo; porque todo el tiempo de su asolamiento reposó, hasta que los setenta años fueron cumplidos.

2 Crónicas 36:21 RVR 1960

Las Escrituras enseñan que Dios trabajó seis días, luego descansó y nos dio el cuarto mandamiento de disfrutar de un día de descanso (Ex. 20:8-11) para cultivar la intimidad de la relación con Él, nuestras familias y su pueblo.

Acuérdate del día de reposo para santificarlo.

Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Éxodo 20:8-11 RVR1960

Es refrescante experimentar el “Shabat” judío en Israel y ser testigo de cómo todo se cierra durante 24 horas. En nuestra sociedad, que hace caso omiso de esta santa ordenanza trabajando constantemente y haciendo compras los domingos como cualquier otro día (¡es el día más ocupado de Publix, Kroger y Cosco!, cadenas de supermercados estadounidenses), tenemos la oportunidad de restablecer la belleza y los beneficios de este regalo divinamente ordenado por Dios.

7. El énfasis en el “distanciamiento relacional” nos proporciona una oportunidad única (mientras usamos la sabiduría) para conectar victoriosamente con la gente y hacer que el evangelio sea atractivo para ellos. Nuestra situación está hecha a medida para una “conspiración de bondad” como la que hicieron los primeros cristianos para aliviar el hambre en Hechos 11:27-30.

En aquellos días unos profetas descendieron de Jerusalén a Antioquía.

Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio.

Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea;

lo cual en efecto hicieron, enviándolo a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo.

Hechos 11:27-30 RVR1960

Podemos servir a los demás, compartir recursos y hacer buenas obras. Así que, amigos, glorifiquen a Dios en este el tiempo de visita. “Vivan sus vidas honorablemente entre los gentiles, para que aunque hablen contra ustedes como malhechores, vean sus buenas obras y así glorifiquen a Dios en el día de la visitación” (1 Ped. 2:12).

… manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.

1 Pedro 2:12 RVR 1960

Se ha dicho: “Los mejores momentos de nuestras vidas no son cuando pensamos menos de nosotros mismos, sino cuando pensamos menos en nosotros mismos.”. Por eso durante años he llevado una pulsera que dice, “Yo soy el segundo”: mi recordatorio diario para alcanzar y traer H.O.P.E. (por sus siglas en inglés Helping Other People Everyday), Ayudando a otras personas todos los días!

Hace 50 años me dirigía al infierno como baterista de la banda “Lost Souls” en Cleveland cuando, con el mal tiempo, mi coche se averió. En mi ansiedad, un hombre afroamericano se detuvo, me ayudó, me llevó y me invitó a su iglesia del centro de la ciudad. Su simple acto de amor fue el comienzo de mi conversión a Jesús.

Este es el trato: La oscuridad es cada vez más oscura, la luz es cada vez más clara y la diferencia entre las dos es cada vez más evidente. En medio de esta pandemia de coronavirus, seamos optimistas y realistas recordando las alentadoras palabras de Winston Churchill en medio de la Segunda Guerra Mundial: “No es ni siquiera el principio del fin, pero es, tal vez, el final del principio”.

¡Un nuevo día está amaneciendo para la iglesia!

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s