R.T. Kendall

(Foto de Philipp Cordts en Unsplash)

“¿Puede tu cónyuge ser tu enemigo?” Esa pregunta la hizo un ministro de Irlanda del Norte después de que predicara un sermón sobre cómo orar por tus enemigos. “Sí”, respondí. Esa conversación me llevó a insertar un capítulo llamado “Un matrimonio infeliz” en mi libro “Espina en la carne”. Pablo acuñó la frase “espina en la carne” para describir una forma extrema de la disciplina de Dios. Pablo dijo que Dios le envió a él para mantenerlo humilde, para evitar que fuera engreído o admirado demasiado (2 Cor. 12:7).

Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;

2 Corintios 12:7 RVR1960

Pablo admitió que necesitaba una espina en la carne. Si él la necesitaba, ¿cuánto más la necesitaría yo? ¿Necesitas una espina en la carne? Pablo declaró que la necesitaba porque había visto muchas revelaciones y visiones.

Estas experiencias de Dios podrían tentarlo a presumir mucho. Así que para evitar que se exaltara demasiado, Dios le envió esta espina en la carne, una dolorosa molestia que no se iba a quitar, aunque le pidió a Dios tres veces que la quitara.

Al introducir su espina en la carne, el apóstol Pablo se refiere a una de sus visiones, cuando fue trasladado al “tercer cielo”. Si esta experiencia fue “en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé – Dios lo sabe”, dice Pablo (2 Cor. 12:2b, NVI).

Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.

                   2 Corintios 12:2 RVR1960

“Dios sabe” -posiblemente un comienzo desechable- forma la base de este libro y especialmente de este capítulo.

Hablando personalmente, el conocimiento mismo de que Dios sabe, es lo que ha servido para motivarme a vivir para una audiencia de uno. Él es plenamente consciente de lo que pasa, de lo que pienso y de lo que digo. El Dios de la gloria es mi audiencia de uno. Cuando escribo, soy, por supuesto, consciente de usted, mi lector, pero escribo principalmente para Él. Es Su aprobación, no la suya, lo que busco. Cuando predico, hablo ante Dios, aunque soy consciente de mis oyentes. Cuando hablo con mi esposa, soy consciente de lo que digo, pero tengo en cuenta que Él me escucha. Cuando hablo con la gente, ya sea con miles o con una persona en un avión, en un tren, en un mostrador o por teléfono, debo recordar que Dios sabe lo que estoy diciendo. Él conoce mi verdadero motivo. Si no creyera que Dios sabe lo que pienso en cada momento, no necesitaría ver lo que digo o hago. La verdad es que, me guste o no, Él lo sabe. Es lo que me motiva a ser una mejor persona en todo lo que pienso, digo y hago.

El conocimiento que Él sabe es el pensamiento más reconfortante que se me ocurre. Él sabe cuándo estoy deprimido. Cuando soy maltratado. Cuando hablan mal de mí. Cuando me mienten. Cuando estoy bajo presión financiera. Cuando estoy enfermo. Cuando estoy deprimido. Dios sabe. ¡Aleluya!

Y, aun así, lo que más me hace pensar (a menudo doloroso) es que ¡Dios sabe mi verdadero motivo en lo que hago! A veces puedo jugar conmigo mismo, pero cuando me detengo y reflexiono que Él sabe exactamente por qué estoy tramando algo, a menudo me impide cometer un error tonto.

Si eres como yo, una de las faltas más comunes que cometemos es correr delante del Señor. José y María hicieron esto. Se fueron todo un día de viaje, “pensando que estaba en su compañía” (Lucas 2:44a),

Y pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y los conocidos;

                   Lucas 2:44 RVR1960

… pero no lo estaba. Es tan fácil asumir que el Señor aprueba nuestros planes simplemente porque queremos complacerle, porque hemos pasado tiempo con Él e incluso hemos sentido su aprobación en mucho de lo que hacemos. Y aun así es muy posible ir por delante de Él, pensando que está detrás de nuestros planes. Cuando avanzamos así, estamos solos. ¡Es un lugar peligroso para caminar!

 

El Poder de la oración

Esta semana, que el saber que Dios lo sabe todo te consuele al enfrentar los enormes desafíos que todos nosotros, individual y colectivamente, enfrentamos. Continúen orando para que nuestros líderes tengan sabiduría sobrenatural para tomar las decisiones que afectan a nuestra nación y al mundo. Gracias al Señor que ha prometido ser nuestro sanador y nuestro proveedor, así como nuestro Salvador y Señor. Continúen orando por el avivamiento y que la gente, jóvenes y viejos, le llamen durante esta crisis. Lea: 2 Crónicas 7:14, Hebreos 4:15, 1 Pedro 5:7.

… si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

2 Crónicas 7:14 RVR1960

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Hebreos 4:15 RVR1960

… echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

 1 Pedro 5:7 RVR 1960

 

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s