Jimmy Evans

La mayor profundidad de intimidad que usted y su cónyuge experimentan en el matrimonio no es la intimidad física. Ni siquiera es una intimidad emocional. La conexión más profunda en el matrimonio es espiritual.

La intimidad espiritual es un sentido de unidad y compromiso mutuo con el propósito de Dios para sus vidas y el matrimonio. Es un respeto especial por los sueños más profundos que cada uno de ustedes clama. Como en la intimidad emocional, cultivar la intimidad espiritual requiere valor, energía, sacrificio y confianza.

“Valoro el propósito de Dios para sus vidas y los sueños de su corazón.” Un matrimonio piadoso es cuando dos personas se juntan, y ambas son creadas a imagen de Dios y reconocen los llamados de Dios en sus vidas. Se convierten en un equipo en el que ambos se ayudan mutuamente a alcanzar su pleno potencial en Dios, tanto individualmente como en pareja.

Esto significa que el marido no es la persona más importante en la relación. Tampoco lo es la esposa. Ambos se asocian con Dios para elevar al otro. En lugar de pensar “Estás aquí para mí”, empiezan a pensar, “Estoy aquí para ti”. Como cónyuge, tu trabajo es ser un hacedor de sueños, no un roba-sueños.

“Me comprometo a buscar a Dios individualmente y juntos para encontrar y cumplir el llamado de Dios en mi vida, tu vida y nuestro matrimonio.” Este es el aspecto “energético” de la construcción de la intimidad espiritual. Como cualquier parte del matrimonio, tienes que poner el esfuerzo.

Esto significa pasar el tiempo para orar juntos, buscar a Dios juntos, adorar juntos, y hablar abiertamente con el otro sobre sus sueños y deseos. Juntos, tienen que buscarlo e invitarlo a su relación.

“Sacrifico el deseo de promocionarme o preocuparme por mí mismo.” En el Jardín, el Diablo nunca atacó a Adán cuando estaba solo. El Diablo sólo se involucró cuando Dios creó a Eva para que fuera la compañera de Adán. Dos son más fuertes que uno.

Es importante darse cuenta de eso dentro del matrimonio: No se trata de ti como individuo. Se trata de ustedes dos, como un equipo. Ambos tienen que sacrificar el egoísmo natural con el que nacen los humanos. Los matrimonios más fuertes están hechos de dos sirvientes sacrificados que cuidan los intereses del otro en lugar de los suyos propios.

“Crearé una atmósfera de confianza donde puedan compartir sus más profundos deseos espirituales y saber que los honraré.” Las investigaciones muestran que las mayores peleas de las parejas están en un nivel de sueño. Uno de los mayores sueños de Karen era la seguridad financiera, así que estábamos en desacuerdo cuando mis hábitos de gasto amenazaban eso.

Otras personas valoran un hogar ordenado o un estrés mínimo. Sus corazones lo piden a gritos. Ya sea que eso sea algo que valoras o no, tienes que ayudar a satisfacer esa necesidad de tu cónyuge. Tienes que honrar ese sueño y crear una atmósfera que apoye ese sueño en tu matrimonio.

Honrar los deseos más profundos de su cónyuge requiere valor, energía, sacrificio y confianza. Para cultivar la intimidad espiritual, háganse esta pregunta: ¿Soy un creador de sueños para mi cónyuge? ¿O soy su quita-sueños?

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s