James W. Goll

(Foto de Gift Habeshaw en Unsplash)

Continuación …

 

Los nombres usados en el Nuevo Testamento

Los seres demoníacos se clasifican según los niveles de maldad: ” … Entonces va y trae consigo otros siete espíritus más malvados que él”. (Mateo 12:45)

Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.

Mateo 12:45 RVR 1960

Comúnmente son nombrados por la forma en que contaminan, afligen, tientan o atormentan. Jesús usó la designación común de espíritus “sucios” o “impuros”, y este término cubría todo, desde la legión de demonios en Marcos 5 hasta los espíritus que causan enfermedades (ver Lucas 9:42) y los espíritus de la guerra (ver Apocalipsis 16:13-14).

Y mientras se acercaba el muchacho, el demonio le derribó y le sacudió con violencia; pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho, y se lo devolvió a su padre.

Lucas 9:42 RVR 1960

Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.

Apocalipsis 16:13-14 RVR 1960

Otros nombres del Nuevo Testamento para los espíritus malignos son “espíritu de necedad” o “espíritu mudo” (Marcos 9:17);

Y respondiendo uno de la multitud, dijo: Maestro, traje a ti mi hijo, que tiene un espíritu mudo,

Marcos 9:17 RVR 1960

“espíritu de sordo y mudo” (Marcos 9:25);

Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él.

Marcos 9:25 RVR 1960

“espíritu de enfermedad” (Lucas 13:11);

……. y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar.

Lucas 13:11 RVR 1960

“espíritu de adivinación” (Hechos 16:16)

Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando.

Hechos 16:16 RVR 1960

“espíritu de cautiverio” o “espíritu de esclavitud” (Rom. 8:15);

Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!

Romanos 8:15 RVR 1960

 el “espíritu del mundo” (1 Cor. 2:12);

Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido

1 Corintios 2:12 RVR 1960

 “espíritus seductores” o “espíritus engañadores” (1 Tim. 4:1);

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

1 Timoteo 4:1 RVR 1960

un “espíritu de desobediencia” (véase Ef. 2:2);

en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,

Efesios 2:2 RVR 1960

 y “el espíritu del anticristo” (1 Juan 4:3).

y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.

1 Juan 4:3 RVR 1960

Jesús domina todos los poderes demoníacos desde su posición a la derecha del Padre, donde espera hasta que todos los rebeldes restantes sean sometidos bajo sus pies (véase 1 Cor. 15:20-25).

Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

         1 Corintios 15:20-25 RVR 1960

Cuando Jesús se apareció a sus discípulos después de su resurrección, dijo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra”. Por lo tanto, vayan…” (Mateo 28:18-19).

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Mateo 28:18-19 RVR 1960

Expulsar demonios – Nuestras órdenes de marcha

La tierra ya no pertenece a Satanás, porque Jesús ha recuperado el control de la tierra del príncipe del sistema mundial. Ahora ha enviado a sus discípulos al mundo como embajadores del cielo para proclamar y revelar su señorío (ver Marcos 16:15 y 2 Cor. 5:20).

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

Marcos 16:15 RVR 1960

Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

2 Corintios 5:20 RVR 1960

Dijo que la primera señal de autenticidad de los que salen a proclamar sería que expulsarían demonios en Su nombre (ver Marcos 16:15-17).

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

Marcos 16:15-17 RVR 1960

Echar demonios se convierte así en un componente importante de nuestras órdenes de marcha.

Jesús ya ha triunfado sobre el pecado, la muerte y los poderes de las tinieblas. Luego se ha vuelto a sus discípulos y nos ha dado su autoridad sobre los demonios.

En pocas palabras, “¡Ahora es nuestro turno!

No pueden escuchar la voz de nuestro Maestro declarando: “Toda la autoridad en el cielo y en la tierra les ha sido dada”. Por lo tanto, ¡Vayan!”

Esas son nuestras órdenes de marcha.

Es hora de que caminemos en nuestro poder y autoridad otorgados por Dios sobre los poderes de las tinieblas. Jesús ha hecho su parte.

¡Ahora es nuestro turno de hacer de sus enemigos

un estrado para sus pies!

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s