James W. Goll

Tienes la autoridad para decirle a los demonios que se vayan. (Foto de Gift Habeshaw en Unsplash)

Jesús tenía autoridad sobre los demonios

Dondequiera que iba Jesús, se reunían multitudes. Los endemoniados a menudo eran curados en esas multitudes.

En algunos casos, los demonios se volvieron problemáticos (ver Marcos 3:10-11 y Lucas 4:41; ver también Hechos 8:7, donde los demonios gritaban en las grandes reuniones de Felipe mientras eran expulsados de la gente).

Porque había sanado a muchos; de manera que por tocarle, cuantos tenían plagas caían sobre él. Y los espíritus inmundos, al verle, se postraban delante de él, y daban voces, diciendo: Tú eres el Hijo de Dios.

Marcos 3:10-11 RVR 1960

También salían demonios de muchos, dando voces y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Pero él los reprendía y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Cristo.

Lucas 4:41 RVR 1960

Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados;

Hechos 8:7 RVR 1960 

 

La mayoría de las veces, Jesús ordenó a los espíritus inmundos que no revelaran su identidad:

Al atardecer, al ponerse el sol, le trajeron a todos los enfermos y a los poseídos por los demonios. Toda la ciudad estaba reunida a la puerta, y Él sanó a muchos que estaban enfermos con diversas enfermedades y expulsó a muchos demonios. Y no dejó hablar a los demonios, porque le conocían” (Marcos 1:32-34).

Cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades, y a los endemoniados; 

y toda la ciudad se agolpó a la puerta.

Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque le conocían.

Marcos 1:32-34 RVR 1960

Sin importar el comportamiento de los demonios, Jesús los expulsó con una sola palabra (ver Mateo 8:16).

Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos;

Mateo 8:16 RVR 1960

También sanó a la gente que estaba “atribulada por espíritus impuros” (Lucas 6:18, NVI).

y los que habían sido atormentados de espíritus inmundos eran sanados.

Lucas 6:18 RVR 1960

Esto parece implicar un menor grado de influencia demoníaca: “aflicción” u “opresión” en oposición a “control” o “posesión”.

Si observamos todos los ejemplos bíblicos, incluidos los que involucran a los discípulos de Jesús, podemos observar al menos seis formas diferentes en que los espíritus malignos pueden ser obligados a dejar a la gente en paz.

Continuará…

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s