Jimmy Evans

En la Biblia, Dios nos da leyes de amor que determinan el éxito o el fracaso de nuestras relaciones. Estas aseguran que el amor no es algo inconstante que podamos perder. El amor está dentro de nuestro control.

Una de las más significativas de estas leyes es la Ley de Sembrar y Cosechar. Gálatas 6:7-8 dice:

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; más el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.”

Gálatas 6:7-8 RVR 1960

En otras palabras, no se puede sembrar semillas de trigo en la tierra y obtener una cosecha de sandías. Lo que siembre en su vida va a volver a usted.

Si siembra palabras duras e ira en su matrimonio, no se sorprenda si esos resultados vuelven a su camino.

Pero si siembra buenas palabras y elogios, obtendrá resultados positivos. Cuando siembra amor, cuando siembra bondad, cuando siembra gracia, esas cosas traen consigo un gran beneficio.

Otra ley es la Ley de la Medida. Usted cosecha según la medida que haya sembrado. Lucas 6:38 dice:

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.”

Lucas 6:38 RVR 1960

Al principio de nuestro matrimonio, quería que Karen y yo tuviéramos más sexo. Por otro lado, ella quería que yo fuera más afectuoso con ella. Desafortunadamente no sabía cómo ser cariñoso. Sólo quería jugar al golf. Esperaba una gran cosecha de sexo, pero no estaba sembrando en su necesidad de afecto.

Nuestra relación no cambió hasta que colgué mis palos de golf y aprendí a ser cariñoso. Empecé a sacrificarme para satisfacer sus necesidades y ella empezó a satisfacer las mías a cambio.

Un granjero inteligente sabe que lo que cuenta no es la cantidad de semillas que tiene en el granero, sino la cantidad de semilla que tiene dentro la tierra. Todos tenemos la capacidad de satisfacer las necesidades de un cónyuge.

Pero ese potencial no cuenta mucho hasta que tomamos la semilla del granero y empezamos a sembrarla. Cuando lo hagamos, notará el cambio.

La tercera ley es la Ley de Inversiones. No sólo cosecha lo que siembras, sino que cosecha donde siembra.

Mateo 6:21 dice:

“Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.”

Mateo 6:21 RVR 1960

En este pasaje, la palabra traducida “tesoro” no significan oro ni joyas, sino un tesoro, el lugar donde guarda sus posesiones más valiosas. Es el almacén de sus deseos. En otras palabras, encontrará el éxito en el lugar donde se encuentran sus deseos. Aquí es donde usted siembra la mayor parte de su tiempo y energía.

Cuando le entrega a su cónyuge la atención y el cuidado que se merece, entonces está sembrando en su matrimonio y su matrimonio cosechará los beneficios. De la misma manera, si siembra en su trabajo, su carrera cosechará beneficios. Pero no puede sembrar todo su esfuerzo en su trabajo y luego esperar que su matrimonio florezca.

A todos ustedes les digo, siembren en su matrimonio y seguirán apasionados por su matrimonio.

Muéstreme el lugar en el que deposita toda su energía y esfuerzo, y le mostraré su tesoro.

Dios nos ha dado leyes para guiar nuestros matrimonios. Al entender y seguir estas leyes, cosecharemos una fructífera cosecha de amor, sacrificio y comprensión.

¿usted qué está sembrando en su matrimonio?

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s