Uno de mis pasajes bíblicos favoritos relacionados con el matrimonio se encuentra en Eclesiastés 4:9-12, que dice esto:

“Dos son mejores que uno, porque tienen una buena recompensa por su trabajo. Porque si caen, uno levantará a su compañero. Pero ¡ay del que está solo cuando cae, porque no tiene a nadie que le ayude a levantarse! Si dos se acuestan juntos, se calentarán; pero ¿cómo puede uno calentarse solo? Aunque uno pueda ser vencido por el otro, dos pueden resistirlo. Y un cordón triple no se rompe rápidamente”.

Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; ¡¡pero !!ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.”

Eclesiastés 4:9-12 RVR 1960

Cuando leemos acerca de cómo Dios creó el matrimonio en el Huerto del Edén, siempre pensamos en la primera pareja, Adán y Eva. Son dos personas. Tendemos a olvidar que la Biblia dice que Dios caminó entre ellos en el Jardín. No fueron solo Adán y Eva. Fueron Adán y Eva y Dios, un cordón de tres hilos.

Un matrimonio exitoso requiere de un hombre y una esposa, con Dios en el centro. Esta relación de tres partes es esencial para el éxito, especialmente para construir un matrimonio que pueda sobrevivir a las pruebas de la vida.

En una reciente conferencia, tuve el honor de recibir a tres parejas de celebridades y hablarles sobre lo que significa para Dios ser el centro de sus matrimonios. Aquí hay tres cosas que se destacan:

  1. La sexualidad: Sean y Catherine Lowe se conocieron a la antigua, él era un concursante en The Bachelor (Reality Show en el que participan, un hombre soltero y veinticinco bellas mujeres con la esperanza de encontrar el amor verdadero) y ella era una de las mujeres que competían por su afecto. En realidad, no hay nada tradicional en el formato, pero Sean, un cristiano devoto, estaba decidido a seguir siendo un modelo a seguir durante todo el proceso.

Después de conectarse durante el show, la pareja hizo titulares anunciando que esperarían hasta el matrimonio para tener relaciones sexuales. Al invitar a Dios a su floreciente relación, dieron el ejemplo a todos los que los observaban.

“No se arrepentirán de la decisión de esperar hasta el matrimonio”, dice Sean. “Es algo tan especial e íntimo que Dios ha creado para ti y esa persona con la que vas a pasar el resto de tu vida”. Catherine me dijo que los dos se hacían responsables el uno al otro. “Es la cosa más asombrosa con la que he sido bendecida”, dijo ella.

  1. La comunicación: Tim Brown es un jugador del Salón de la Fama de la NFL que ganó el Trofeo Heisman en 1987 y pasó la mayor parte de su carrera con los Oakland Raiders. Era conocido por su intensa ética de trabajo dentro y fuera del campo, pero dijo que su relación con su esposa, Sherice, requería el mismo esfuerzo, y tal vez más.

“El matrimonio es probablemente la cosa más difícil por la que pasas, sin duda alguna. Mi esposa es un ser que está en constante cambio”, dice Tim. Explica que es esencial acudir a Dios cuando “las circunstancias empiezan a fallar un poco” en su relación.

Sherice está de acuerdo, y dice que una pareja tiene que confiar en Dios para que les ayude a resolver sus decisiones y desacuerdos. “La comunicación es clave”, explica. “Si no se comunican, no hay forma de que su matrimonio sobreviva”.

  1. En una tragedia: El cantautor Steven Curtis Chapman y su esposa, Mary Beth, pasaron por un momento de dolor que se hizo público después de que su hija, María, muriera en un accidente de automóvil en la entrada de su casa. La única manera en que el devastador evento no destruyó su matrimonio fue el hecho de que confiaron en Dios para que su fuerza fuera inquebrantable.

“Si Dios no estuviera en el centro de nuestra relación, es una verdad al cien por cien que no hubiésemos podido seguir adelante”, dice Mary Beth. Steven dice que incluso cuando no tenían ni idea de cómo amarse o entenderse el uno al otro, como consecuencia de la perdida sufrida, podían recurrir a Dios, que se convirtió en su apoyo.

“Confiamos en que su Palabra es verdadera. Estamos aferrando nuestros corazones a eso ahora mismo, en este momento,” dice Steven, que han orado. “Él ha sido fiel a través de todo esto”.

El matrimonio es complejo. Requiere trabajo. Incluso en la relación con Dios encontrarán serios desafíos. Cuando llegan estas pruebas, es importante que tu matrimonio se encuentre entrelazado con Dios. Estas parejas han demostrado que un “cordón triple” verdaderamente no se puede romper.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s