Foto de Priscilla Du Preez en Unsplash

Continuación …

Política del Envenenamiento

A lo largo de las décadas hemos visto a los partidos políticos manejar regularmente los conflictos en las candidaturas y a los políticos por medio de la difamación. Su libro de jugadas consiste en hacer acusaciones sin corroborar, hacer caso omiso del debido proceso (“inocente hasta que se demuestre lo contrario”), apresurarse a juzgar y manipular a las masas por parte de los medios de comunicación de tendencia izquierdista.

Debemos estar conmocionados, sobrios y gravemente afligidos por la devastación y la destrucción de los patriotas, sus familias y el propio engranaje de nuestra nación. Estamos haciendo caso omiso de la Palabra de Dios al desestimar la integridad, la cortesía y la corrección en el manejo de los conflictos.

¿Qué hay en juego?

Para la iglesia de Jesucristo: Ya no podemos permitirnos el lujo de romper fácilmente las relaciones y la conducta divisiva. Jesús oró antes de ir al Calvario para que mantuviéramos la unidad: “El difunto John Stott nos desafió a que, si el mundo no veía unidad en el testimonio de los cristianos, Jesús les daba la opción de preguntarse legítimamente si realmente venía de Dios” (Juan 17:21).

Siempre que nos veamos tentados a ignorar las directrices divinas para resolver el conflicto relacional, rehúsese a ser cobarde (“Estoy harto porque él hirió mis sentimientos” …. “Ella me ofendió” …. “Me ignoraron” …. “No fui invitado” …. “Mi fe en Dios está aplastada.”). En lugar de eso, proceda de forma proactiva para estar con la persona, recordando que es mucho mejor sacrificar la incomodidad a corto plazo para disfrutar de una paz a largo plazo.

Jesús nos dijo: “Por tanto, si llevas tu ofrenda al altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar y sigue tu camino. Reconcíliate primero con tu hermano, y luego ven a ofrecer tu ofrenda” (Mat. 5, 23-24). Él también dijo: “Si tu hermano peca contra ti, vete y dile que su falta está entre tú y él solo. Si él te escucha, has ganado a tu hermano” (Matt. 18, 15). Debemos estar resueltos en nuestra obediencia a trabajar para hacer las cosas bien “para que no brote ninguna raíz de amargura que cause problemas, y muchos se contaminen por ella” (Hebreos 12:15).

La Promesa del Pacificador

Para ayudarle, le animo a que descargue el excelente material “El Compromiso del Pacificador “ de Ken Sande, cuyo libro clásico “El Pacificador” ha vendido más de 1/2 millón de ejemplares en 70 países.

Comprométanse a esto, como lo han hecho nuestros hermanos chinos, para que estén preparados para la oposición. Aprenda lo básico de la Biblia. Compártalo con su familia y con la comunidad de tu iglesia.

Este es el trato: En el Sermón de la Montaña, Jesús nos dijo: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mateo 5:9). Hagamos nuestra parte comprometiéndonos a manejar los conflictos en las relaciones a la manera de Dios “mientras tú esperas y deseas la venida del día de Dios” (2 Pedro 3:12).

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s