Liderar con recursos limitados

Aunque practico la mayoría de estos hábitos de manera regular, a menos de tres años de haber plantado la Iglesia Saddleback, reconocí la necesidad de liderazgo administrativo, de un individuo que se remangara las mangas y se ensuciara las uñas trabajando para llevar a cabo la visión. Así que reclutamos a Glen Kreun para que fuera nuestro pastor ejecutivo. Los dones de Kreun estaban en las áreas de manejo de detalles, administración y mantener al equipo en el camino cada día.

Y si no hay recursos para crear un puesto remunerado, puede ser igual de efectivo reclutar y equipar voluntarios confiables y dotados para llenar los vacíos.

Cuando usted ayuda a la gente a descubrir cómo Dios los formó para servir a otros, usted puede ayudarles a encontrar los mejores lugares para que ellos usen sus dones. Y podremos delegar tareas con confianza. Podemos retirar nuestras manos de los proyectos y permitir que los que trabajan tengan la libertad de lograr una meta por sí mismos.

El tiempo para liderar

Una de las mejores razones para delegar se encuentra en cualquier libro que pueda leer sobre la gestión del tiempo. No podemos tratar de ser y hacer todo. Debemos aceptar nuestras limitaciones. La manera más rápida de agotarse es tratar de hacer todo y tratar de hacerlo todo bien.

El llamado más importante que recibimos los pastores es la responsabilidad que tenemos ante Dios por la salud espiritual y el crecimiento de nuestra gente. Si estamos todos envueltos en quién imprime los boletines y quién provee de personal a la guardería, podemos estar desviándonos de nuestro llamado principal.

Necesitamos mantener el ministerio y la administración en equilibrio. Delegar nos ayuda a hacer justamente eso. He encontrado algunas claves que me ayudan a delegar de manera efectiva:

  • Dividir los objetivos principales en tareas más pequeñas.
  • Desarrollar descripciones de trabajo claras para que la gente sepa lo que se espera de ellos.
  • Delegar a la persona adecuada con la tarea adecuada.

Delegar es más que sólo pasar el trabajo. Usted necesita entender de qué se trata la tarea y en qué es buena la persona, y luego reunirlos. Delegar es liberar y equipar a las personas para que sean creativas.

La medida del éxito de un líder

Podemos medir nuestro éxito como pastores, como líderes, si los cinco propósitos de Dios para la iglesia están en equilibrio. El desequilibrio, por otro lado, indica una iglesia poco saludable.

Ningún líder puede dar toda su energía a los cinco propósitos. Es nuestra responsabilidad como pastores y encargados del cuidado de los niños el discernir nuestros dones y luego seleccionar otros creyentes dotados para cumplir con esos otros propósitos.

Cada creyente es un ministro. Cada creyente es responsable de usar sus dones espirituales, su corazón, sus habilidades, su personalidad y sus experiencias para beneficiar el reino de Dios.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s