PTR: Alberto Salcedo

Por lo general, aprendemos a vivir por el ánimo que los demás nos llegan a dar o simplemente porque nos pasan cosas buenas durante el día. Es a raíz de eso que nos volvemos personas que viven por el ánimo y la emoción. Cuando vives por convicción te vuelves una persona firme, que está arraigada en la palabra de Dios que no cambia.

Quiero mencionar que existen cinco características importantes por las cuales debemos aprender de la biblia y basarnos en su doctrina.

Lo primero, es conocer y meditar en la Palabra de Dios, para que el creyente tenga buenos frutos y buenas obras, sin embargo, cuando no conoces la Palabra y no la tienes presente, los frutos serán distintos. Existen frutos buenos y malos, si estos dependen de tu estado de ánimo, entonces no estas parado en la verdad, sino en emociones. No te olvides que estas en una batalla como la de Jesús, y Él tuvo una batalla cara a cara con Satanás a través de la palabra de Dios, porque Satanás la uso para enfrentarse a Jesús, por eso, es fundamental que tu estés basado en la palabra de Dios.

Otra cosa muy importante es que tu fe este firmemente posicionada en la Palabra de verdad. Nuestra fe no está basada en hechos, porque su definición es que nosotros llamamos a lo que no es, como si fuese; así que cuando la fe es entendida espiritualmente, ya no te basas en hechos, si no que tú proclamas, vives y caminas por certeza de que la Palabra de verdad es inmutable y eterna.

La Palabra te permite expresar amor. Cuando de tu boca sale juicio, acusación, queja; entonces es una clara señal de que la palabra de Dios no existe en ti como debería existir. Quizá, es un pensamiento que lo utilizas cunado quieres y a tu manera, sin embargo, no es tu forma de vida ni tu fundamento, no es sobre lo que estas parado en tiempos buenos y malos. ¿Cómo se conoce a alguien que es permanente, que no es voluble y que está firme? Es aquella persona que, con seguridad, se afirmó en la Palabra de verdad y es alguien que es capaz de estar arraigada a Dios.

En 1 Timoteo 1:5 dice: “Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia y de fe no fingida”.

La fe llega por el oír la palabra, pero cuando aparentas, se nota; porque es una fe de temporada y eso te puede destruir.

En Pedro 1:22 dice: “habiendo purificado nuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante al Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro”.

Mientras nos condenamos pensando que volvemos a hacer lo mismo que no queremos, debemos entender, que es debido a que nos falta esa Palabra de verdad a través del Espíritu poderoso, el amor fraternal, el amor no fingido, y amándonos unos a otros entrañablemente de corazón puro; es decir no miras a la otra persona si es perfecta para amarla, no miras si puedes darle todo tu amor o no, es algo muy profundo que esta basado en el conocimiento de la Palabra.

En 1 Timoteo 3:14-15 dice: “Esto te escribo, aunque tenga la esperanza de ir pronto a verte, para que si tardo sepas como debes conducirte en la Casa de Dios que es la Iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad”.

Debemos tener un fundamento en Dios, porque tenemos que presentarnos como ejemplo de buenas obras en la enseñanza, mostrando integridad y seriedad.

Tu vida no es una vida manejada por emociones, debe ser manejada porque la verdad ha venido a vivir en ti, y la verdad es la base de todo esto, debemos dejar de vivir esa vida emocional, porque eso jamás será vida.

En 1 Timoteo 4:16 dice: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvaras a ti mismo ya los que te oyeren”.

Quien más se destruye eres tú mismo, cuando no tienes la humildad de recibir enseñanza, esto te llevará al desastre y viene acompañado del engaño, y es algo común, tan común que se ha normalizado en el mundo entero. El engaño no parece malo, no parece algo que puede destruir, pero es algo que mata.

En 1 Timoteo 4:1-2 dice: “pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, por la hipocresía de mentirosos”.

En los últimos tiempos se ha confundido todo, el matar no es considerado un problema, existen falsos profetas, engaños; el amor se esta apagando. Entonces la palabra de Dios es nuestra única guía y nuestro único camino.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s