repentance

“Entonces Job respondió al SEÑOR y dijo: He aquí, yo soy insignificante; ¿qué puedo yo responderte? Mi mano pongo sobre la boca. Una vez he hablado, y no responderé; aun dos veces, y no añadiré más.”

Job 40:3-5

Cuando Dios confrontó a Job con Su poder y Majestad, Job respondió con absoluta humildad. El hombre corregido no trató de defenderse o racionalizar sus sentimientos. Él confesó su humanidad, luego cerró su boca. Incluso después que Job reconoció su insignificancia y presunción, Dios le lanzó un segundo discurso, describiendo gráficamente Su poder para controlar todo. Dios dijo que Él se gloria en el poder de Behemot y la ferocidad de Leviatán, y le preguntó a Job si él se atrevería a acercarse a alguno de ellos. Esta vez Job respondió con profundo arrepentimiento, marcando claramente la diferencia entre sus amigos y él.

Los líderes de Dios se sienten seguros lo suficiente para arrepentirse cuando se equivocan. Ellos no tienen que proyectar su propia valía, defender cada movimiento, o excusarse por sus fracasos. Al final, Dios reprendió a los amigos de Job y recompensó a Job – pero hasta el final.

Extractado de “La Biblia del Liderazgo” de John Maxwell

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s