Screenshot_20170420-192344.jpg

Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino. Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos. Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.

 1 Samuel 30:1-4

Durante dieciséis meses, la estrategia de David en Siclag pareció estar funcionando, pero Dios estaba a punto de echar a patadas los accesorios de debajo de él. Un día, David y sus hombres volvieron a casa y vieron su ciudad quemada hasta los cimientos. Dios permitió que Siclag se quemara para que David se encontrara cara a cara con Él. Fue este mismo trauma lo que hizo que David regresara a Dios y abandonara este período de desobediencia. Cada uno de nosotros, me atrevo a decir, tiene una ciudad de concesiones, un Siclag al que nos retiramos en algún momento de nuestras vidas. Nuestro Siclag es un lugar de supuesto refugio que nos da poder para continuar en la desobediencia. Es el lugar donde ideamos pequeños sistemas que nos dan placer pecaminoso y falso consuelo cuando la voluntad de Dios se vuelve demasiado intensa para nosotros. El Señor no nos rechaza durante estos tiempos, pero tampoco aprueba nuestro pecado. Él busca maneras de restaurarnos, no de destruirnos. Él concibe medios para que Sus desterrados no sean expulsados de Él (2 Sam. 14:14). Pero casi siempre permite que nuestra ciudad de concesiones sea quemada.

ORACIÓN

Enséñame, Padre, a volverme a Ti antes de que mi desobediencia destruya mis esperanzas y sueños. Cuando caiga en el compromiso y la apatía, encuéntrame y devuélveme a Tu presencia. Tráeme cara a cara de nuevo contigo.

 Nuestro Siclag es como un cubículo por donde escapamos del reino de las promesas de Dios y del retiro en el territorio del enemigo donde nos sentimos más seguros.

amando-a-dios-mike-bickle

Anuncios

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s