pan-peces-jesus-el-ultimo-adan.jpg

Porque sé de dónde vengo y hacia dónde voy. . . No estoy solo. El Padre que me envió está conmigo. 

Juan 8:14, 16

No hay nada más atractivo que un líder seguro. “Sé quién soy, sé hacia dónde voy y sé cómo llegar”, son afirmaciones que transmiten certeza y visión. Pero el problema más crítico para los líderes confiados es si tienen o no el derecho de tener confianza. ¿Tienen credibilidad? La credibilidad no está relacionada con la cantidad de confianza que uno exhala, sino con el historial de logros alcanzado en el pasado. La credibilidad responde a la pregunta: “¿Cuál es el calibre de las personas que ya han depositado su confianza en usted?”

En el octavo capítulo del Evangelio de Juan, Jesús había alimentado a miles, había sanado a multitudes, había enseñado a los eruditos y había perdonado a los pecadores. Aún así, los fariseos se vieron obligados a desafiar la credibilidad de Jesús. Completamente consciente de la agenda de los abogados a los que se enfrentaba, Jesús, sin embargo, declaró que había sido enviado por el Padre y que el Padre estaba con él en sus reclamos. Usó un lenguaje que los obligó a tomar una decisión sobre él.

Las palabras que Jesús habló resonaron con algunos y ofendieron a otros. Pero todos lo entendieron. Jesús sabía que, independientemente de su currículum, independientemente del apoyo de su Padre, algunos estarían absolutamente decididos a oponérsele.

Curiosamente, Jesús no se enfocó por mucho tiempo en aquellos que rechazaron su llamado a la redención. En su lugar, recurrió a los que sí le creyeron y los animó: “Jesús dijo a las personas que creían en él: ‘Verdaderamente son mis discípulos si permanecen fieles a mis enseñanzas. Y conocerán la verdad, y la verdad establecerá eres libre ‘”(v. 31).

El diálogo de Jesús con los fariseos no solo sirvió para defender su credibilidad, aunque tuvo un éxito impresionante al hacerlo. Sus declaraciones principalmente llamaron a algunos a la fe salvadora. Luego los alentó a seguir adelante hacia la libertad que proviene de ser sacados de la condena de la ley que conocían tan bien. Jesús nunca permitió que el orgullo personal interfiriera con la redención de un corazón. Nunca permitió que la defensa de su reputación tuviera prioridad sobre su propósito general: traer a los pecadores a casa.

La confianza y la credibilidad son herramientas útiles para desempeñar funciones de liderazgo. Ciertamente afectan nuestra efectividad en guiar a la gente hacia Jesús. Pero deben ser impulsados ​​por una pasión para que otros experimenten la libertad espiritual en Jesucristo. Jesús nos llama a estar completamente disponibles para su servicio en este gran propósito.

Vía: Revista Charisma Media

Anuncios

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s