GettyImages-Praying-man

J. LEE GRADY

Hoy me encuentro con muchas personas. He visto a los cristianos hacen cola delante de los profetas, con la esperanza de una solución rápida a su problema. También he visto esos mismos cristianos hacer cola por segunda vez, frente a los mismos profetas, porque no les gusta la palabra que recibieron la primera vez! Llamo a estas personas “cazadores de profecías”.

Me encanta el don de profecía, y estoy agradecido de que la iglesia de hoy haya dado cabida a este precioso regalo. Dios me ha usado para dar muchas palabras proféticas. Sin embargo, me preocupa que algunas personas en la comunidad llena del Espíritu han arrastrado este regalo a su propio nivel al mal uso, abuso.

Dios ama a hablar a su pueblo, y yo creo que tiene una palabra fresca para todos nosotros en el momento adecuado. Pero hay un camino correcto y una manera de buscar a Dios para su dirección profética. Aquí hay algunas pautas que lo ayudarán:

1.- Lee la Palabra de Dios regularmente. Muchos cristianos carismáticos anhelan una palabra “directa” de Dios, sin embargo, se niegan a pasar el tiempo leyendo la Biblia. Pueden incluso considerar la lectura de la Escritura “religiosa” o aburrida; sin embargo, aman la emoción de conseguir una palabra profética en una reunión pública. Los cristianos carnales no están dispuestos a ser disciplinados estudiantes, quieren que sus palabras proféticas que les sea entregada en bandejas de plata. Nunca serás un cristiano maduro si no aprendes a escuchar de Dios.

2.- Mira a Dios por dirección, no por el hombre. Busco a Dios todos los días para obtener fuerza y ​​dirección. No persigo a los profetas para decirme qué hacer. Dios ciertamente puede utilizar un profeta para hablar conmigo, los profetas son regalos al cuerpo de Cristo, pero mi atención se centra en Dios, no en los hombres o mujeres que utiliza. Si alguna vez empiezas a buscar a un ser humano como tu fuente de guía divina, te diriges hacia la idolatría poco saludable.

Las personas que tienen el don de la profecía deben tener cuidado de no permitir a las personas ponerlos en pedestales. No somos medios que leen la suerte de las personas, y los profetas nunca debe permitir a sí mismos  ser puestos en una posición tal.

3.- Deja de buscar lo sensacional. Todos hemos oído hablar de los profetas carismáticos que proporcionan números de teléfono o direcciones de sus palabras proféticas para confirmar un mensaje de Dios. Es cierto que Dios tiene el poder de revelar dicha información personal, pero en algunos de estos casos los “profetas” eran en realidad los estafadores. Tenga cuidado con los profetas que usan medios sensacionales para hablar con usted. En todos mis años de ministerio, los profetas más sólidos eran hombres y mujeres humildes que no atraen la atención. Simplemente trajeron un mensaje sonoro que estaba completamente en línea con las Escrituras.

El apóstol Pablo nos dice que la verdadera profecía es de tres cosas: ánimo, consuelo y exhortación (ver 1 Cor 14: 3). La verdadera profecía nos fortalece, confirma las promesas de Dios y nos impulsa hacia nuestro destino divino. Tenga cuidado con las palabras que crean la piel de gallina o llaman la atención de la gente hacia el  mensajero.

4.- No seas impetuoso o impaciente. He hablado con los cristianos que estaban desesperados por una palabra de Dios, pero me informaron que estaban en un plazo. Necesitaban gratificación espiritual instantánea. A veces incluso parecía estar amenazando a Dios, como en: “Si no me entero de Dios por la mañana, estoy tirando la toalla!”

No permita que la impaciencia descarrile su viaje cristiano. Dios se mueve según su calendario soberano, no el tuyo. No haga una rabieta infantil y exija que Dios le hable. Los discípulos maduros deben aprender a esperar la palabra de Dios. Esperar le requerirá ajustar su horario a Dios.

A veces Dios empuja deliberadamente el botón de silencio. Él nos llama a caminar a través de temporadas tranquilas en el desierto. Debes aprender a confiar en Él incluso si no oyes. Espera en el Señor.

5.- Asegúrate de que tu corazón esté dispuesto a obedecer. Muchas personas están deseosos de oír una palabra de Dios, sobre todo si se les dice que van a tener un ministerio mundial o que se va a convertir en una independencia económica. Pero la Palabra de Dios no viene a nosotros inflar o halagar el ego de gran tamaño. Una palabra verdadera de Dios corta profundamente nuestro núcleo; requiere rendición y exige santidad.

Asegúrese de que está dispuesto a abrazar una verdadera palabra de Dios antes de preguntar por él! Henry Blackaby escribió una vez: “Nuestra dificultad no es que no sabemos la voluntad de Dios, nuestro malestar proviene del hecho de que nosotros sabemos Su voluntad, pero no queremos hacerla…”

No tiene sentido pedir la palabra profética de Dios si no rendimos totalmente. Me preocupa que hemos fomentado una cultura de persecución egoísta de la profecía en la iglesia de hoy. El único remedio será desarrollar una cultura de rendición incondicional.

Vía: Charisma Magazine

Anuncios

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s