coffeetablebible.jpg

Cuando era adolescente, mi mentor, Barry, me enseñó a tener un tiempo devocional diario con Dios. Esto se ha convertido en el hábito más importante en mi vida, y estoy convencido de que nadie puede crecer como cristiano sin él.

Memoricé Proverbios 8:34 cuando tenía 18 años: “Bienaventurado el hombre que me escucha, que vive todos los días en mis puertas, esperando en los postes de mi puerta”. Empecé a levantarme temprano y orar en el dormitorio de mi residencia universitaria. ¡Descubrí que Dios promete una bendición para aquellos que pasan tiempo con Él! Más de 40 años después todavía estoy  aparto ese momento especial con Dios.

Pero, ¿cómo se estructura un tiempo de silencio diario en la cultura de tiempo programado? Muchos cristianos hoy dicen que están demasiado ocupados para reservar tiempo para orar y leer la Biblia. En cambio, realizan múltiples tareas en sus vidas devocionales al escuchar podcasts cristianos mientras se dirigen al trabajo u oran por lo bajo mientras se bañan o se cepillan los dientes.

No hay nada de malo en hacer esas cosas, pero si nunca dejas tiempo para concentrarte de todo corazón en la oración o en la Biblia, tu relación con Dios se sentirá abarrotada y superficial. No es demasiado tarde para desarrollar nuevos hábitos. Aquí hay algunas maneras en que puedes hacer que tu tiempo con Dios sea más rico e íntimo.

Establece un horario regular para tu “cita” con Dios. No hay una regla sobre cuándo orar. Algunas personas prefieren las mañanas; otros encuentran la oración más fácil en las horas de la tarde. El tiempo devocional funciona mejor para mí temprano en la mañana, antes de que las presiones de la vida abrumen mi tiempo. Una vez que desarrolles tu hábito toma cuenta de cuánto te beneficias de él, descubrirás que simplemente no puedes vivir sin tiempo con Dios.

Elije un lugar especial que te brinde privacidad. Jesús nos recordó que la reclusión es un secreto para la oración efectiva. Él dijo: “Pero tú, cuando ores, entra en tu armario, y cuando hayas cerrado tu puerta para orar, ora a tu Padre que está en secreto” (Mateo 6: 6a). Esto no significa que no puedas orar mientras conduces hacia el trabajo o caminas por el bosque. Pero necesitas un lugar tranquilo para concentrarte. Mi silla favorita en mi estudio en casa es donde estoy más centrado.

Apaga tu teléfono. ¿Hablarías con amigos, responderías a mensajes de texto o contestarías correos electrónicos durante una cita con tu cónyuge? No, a menos que simplemente no te importe esa relación. El mismo principio se aplica cuando pasas tiempo con el Señor. Necesitamos reclamar el arte de la devoción sin distracciones.

El control de armas no es suficiente. Necesitamos la protección de Dios Amo mi teléfono, pero he encontrado que es necesario silenciarlo durante mis tiempos con Dios. Y si usas tu teléfono para leer la Biblia, considera cambiar a una copia impresa a la antigua de las Escrituras. La tentación de revisar mensajes o publicar fotos de Instagram puede hacerte perder tiempo y arruinar tu vida devocional.

No te pongas bajo presión. No tienes que leer 50 capítulos de la Biblia u orar tres horas.  Se realista y toma pequeños pasos. Si no has estado buscando al Señor regularmente, comienza leyendo un capítulo al día en la Biblia y orando durante 15 minutos. Eventualmente querrás más. Es mejor ser una tortuga que una liebre. La clave es ser consistente.

Aprende a “masticar” la Biblia. Una de las formas más sencillas de estudiar la Biblia es leer un libro a la vez (como Romanos o Isaías) y “masticar” lentamente cada versículo. La palabra bíblica “meditar” significa “masticar”, como una vaca mastica una y otra vez. Cuanto más lees un pasaje, ¡más “exprimidor” lo exprimes!

No solo leas la Biblia; escucha la voz de Dios.  Algunas personas se han quejado de mí: “Nunca escuché a Dios hablando”. Sin embargo, cuando les pregunto si leen la Biblia con regularidad, dicen que están demasiado ocupados. Dios quiere hablar directamente con nosotros a través de las páginas de Su Palabra.

Cuando lees las Escrituras con un corazón lleno de oración, Dios puede hacer que un versículo salte de la página como un mensaje personal directo. El predicador británico Charles Spurgeon reconoció esto hace años cuando escribió: “Cuando he estado en problemas, he leído la Biblia hasta que un texto parezca sobresalir del Libro, y me saludan, diciendo: ‘Fui escrito especialmente para ti… ‘”

Use una lista de oración. Muchos cristianos ven la oración egoístamente, como si se tratara solo de satisfacer sus propias necesidades. Pero Jesús nos llama a un lugar más profundo de sacrificio invitándonos a orar por los demás. Hace años, empecé a orar por ciertas personas que Dios había puesto en mi vida. Hoy, tengo una larga lista de familiares, amigos, mentores y discípulos por los que oro regularmente. Verter mi corazón en oración por ellos se ha convertido en una de las disciplinas espirituales más satisfactorias en las que participo.

El apóstol Pablo temía que los corintios pudieran ser “descarriados de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo” (2 Corintios 11: 3, NVI). Nuestra cultura de alta tecnología y saturada de medios nos brinda un millón de formas de ocupar nuestro tiempo, pero la simple devoción sigue siendo el antídoto contra toda distracción.

Quita el ruido, ve a tu armario de oración, cierra la puerta y pasa tiempo con Dios. Haz de la devoción un hábito diario.

Vía: Charisma Magazine

Anuncios

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s