crepusculo

En mi cama noche tras noche busqué a aquel a quien ama mi alma; Lo busqué pero no lo encontré. Debo levantarme ahora y recorrer la ciudad; en las calles y en las plazas debo buscar a quien ama mi alma. Lo busqué pero no lo encontré. Los vigilantes que hacen la ronda en la ciudad me encontraron, y yo dije: “¿Has visto a quien ama mi alma?”

-Cantar de los Cantares 3: 1-3, NAS

Algunas veces el Señor capta nuestra atención al discipularnos retirando suavemente su presencia por un tiempo. Cuando el Señor corrige a sus discípulos sinceros, sin embargo maduros, no está enojado con nosotros. Él todavía nos ama y disfruta en nuestra inmadurez; sin embargo, Él nos ama demasiado para dejarnos quedarnos allí. Aunque no siempre lo entendemos, Él nos está llevando a la madurez. Él sabe lo que nos espera: la gloria de ser su novia y los tesoros espirituales que vienen con ser coherederos maduros del glorioso Hijo de Dios.

ORACIÓN

En las estaciones de la noche, querido Dios, cuando tu presencia parece estar muy lejos de mi vida, enséñame a esperar la mañana en que la luz de tu amor irrumpa y me lleve a un nuevo nivel de relación contigo.

Nuestro miedo y debilidad no enojan al Señor

amando-a-dios-mike-bickle

 

Anuncios

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s