Cama Matrimonial - Rosas

Scott Farhart, M.D.

Las prohibiciones en la Biblia en contra del mal uso de nuestra sexualidad están allí para protegernos, no para castigarnos.

Como ginecólogo cristiano, he tenido el privilegio de tratar miles de mujeres durante las últimas dos décadas. Muchas de ellas han tenido el coraje de hacer preguntas acerca de uno de los aspectos más privados de sus vidas: su sexualidad. Los temas van desde los valores de la virginidad a las enfermedades de transmisión sexual; desde el romance en la noche de bodas, hasta los desafíos de las relaciones sexuales geriátricas; desde el control natal a la cirugía plástica.

La mayoría de las parejas luchan con estos temas sensibles e importantes del matrimonio en un vacío espiritual. Se preguntan cómo su fe en Cristo y su sexualidad humana pueden coexistir pacíficamente. Sintiendo que debe haber más en sus vidas sexuales de lo que están experimentando, pero preguntándose si Dios realmente aprueba esos secretos deseos, se preguntan a sí mismos: ¿Es el sexo el fruto prohibido?

El Sexo Es Una Idea De Dios.

De las cientos de preguntas que me han hecho, el tema fundamental sigue siendo: ¿Qué piensa Dios acerca del sexo? La respuesta que doy es la respuesta que recibí de mi pastor en mi juventud, cuando hice la misma pregunta: ¡Es la idea de Dios!

Dios creó los sexos y las relaciones sexuales. Él infundió el deseo sexual en nuestro cuerpo, sabiendo que funcionaría en nuestros pensamientos y mentes. Él no se avergüenza de nuestra sexualidad, ni se arrepiente de haberla creado.

Desde el segundo capítulo de Génesis y a través de las páginas de la Escritura podemos leer acerca del plan de Dios para nuestra sexualidad. Y de un pasaje al siguiente, el tema es el placer, el gozo y la satisfacción dentro de los límites que Él ha creado.

Sin embargo, muchos cristianos erróneamente perciben que las pocas coberturas de protección que Dios colocó alrededor de nuestra sexualidad indican que Dios está en contra del sexo. La verdad es que nuestra sexualidad es un regalo de Dios para nosotros, no solo para la reproducción, como muchos en la iglesia parecen creer, sino también para la intimidad y placer en la comodidad del matrimonio. Y sí, Él sabe cuán placentero es. ¡Él lo hizo de esa manera!

Pero por mucho tiempo, la iglesia ha mirado en la forma en que el mundo caído se ha expresado sexualmente, y cerró sus puertas a toda discusión sobre el tema, al parecer por temor a que las influencias del mundo secular dañen la santidad de la iglesia.

El enfoque a veces irresponsable de la iglesia a la sexualidad humana, ha dejado a muchos cristianos sinceros, sentados en sus bancos en la iglesia todos los domingos, preguntándose si Dios está a favor o en contra del sexo. ¿Está Dios condenándolos mientras luchan con cuestiones para las cuales necesitan desesperadamente respuestas, y por sentimientos que amenazan su caminar con Él? La respuesta es, ¡absolutamente no!

Te puedo decir con la autoridad de la Biblia que Dios está definitivamente interesado en tu vida sexual – y no solo para poder decirte, “¡No hagas eso!” Él anhela que experimentes todo lo que Él ha creado para tí desde el principio. Aunque puede que no logremos lo que hubiéramos tenido en el Jardín del Edén, podemos con seguridad tener mucho más de lo que actualmente disfrutamos, y podemos hacerlo sin la culpa y condenación que a menudo ha perseguido al cristiano sincero.

Considera la motivación de Dios para crear una compañera para Adán y Su diseño final para su relación. Durante el proceso de creación de Dios, Él dijo: “No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.” (Génesis 2:18, NVI) Luego, de acuerdo a la Escritura, “De la costilla que le había quitado al hombre, Dios el Señor hizo una mujer y se la presentó al hombre, el cual exclamó: «Ésta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará “Mujer” porque del hombre fue sacada.» Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.” (vs 22-24).

Fue Dios quien creó una hermosa mujer y la entregó a Adán como Su precioso regalo. Cuando Adán vio cómo Eva estaba hecha, también descubrió cómo su cuerpo encajaba con el de ella. Los dos llegaron a ser una carne, ¡y es como el resto de nosotros llegamos aquí!

De hecho, el primer mandato de Dios a ellos fue “Sean fructíferos y multiplíquense” (Génesis 1:28). En otras palabras, Dios les dijo que tuvieran relaciones sexuales; ¡Esa fue su primera tarea como pareja!

Los Límites Para La Actividad Sexual.

Claramente, Dios es quien inició el sexo como una actividad para disfrutar entre dos personas que están casadas la una con la otra. Sin embargo, Él establece en Su Palabra que no se debe practicar fuera de este parámetro. Capítulos enteros en el Antiguo Testamento están dedicados a la regulación de la actividad sexual (Levítico 18; 20).

En las culturas paganas que rodeaban al pueblo de Israel, la actividad sexual entre padre e hija, madre e hijo, hermanos, o entre hombre y animales no era algo raro. La homosexualidad también era un problema. Así que Dios estableció límites para Su pueblo y les mandó a no participar en este tipo de actividad sexual.

Vía: Charisma Magazine

Anuncios

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s