1_cuchara_lupa.jpg

 

Pero entre ustedes será diferente. Aquellos que son los más grandes entre ustedes deberían tomar el rango más bajo, y el líder debería ser como un sirviente.

– Lucas 22:26

Este versículo declara una visión que es tan diferente de lo que el mundo practica. Según el mundo, un líder debe tener privilegios especiales y ser tratado mejor que los demás. Una ex empleada mía pensó que no necesitaba hacer tanto trabajo porque había “pagado sus deudas”. ¿No te encantaría llegar al trabajo algún día y encontrar a tu jefe limpiando? ¿O qué hay del marido que no siente que necesita ayudar en la casa porque es el “rey de su castillo”? ¿No te gustaría que tu esposo te prepare una cena después de pasar un largo día con los niños? ¿Y si él hiciera eso a menudo? ¡Estaría sirviendo con amor!

¿Por qué estos escenarios son tan inusuales? Creo que es porque tenemos una idea equivocada de liderazgo, y una idea desordenada sobre el servicio. El mundo parece ver el servicio como una forma de debilidad. Jesús nos dice y nos muestra que el servicio es un signo de fortaleza: se requiere fortaleza interior para servir a quienes nos rodean. Es una experiencia muy humilde. Los líderes que piensan que están por encima de servir simplemente temen sus debilidades.

Cristo nos dice que nuestro liderazgo debe ser diferente de lo que el mundo espera. No debemos regodearnos por estar por encima de cualquier otra persona, sino utilizar nuestro lugar en la vida para ayudar a los demás. Los mejores líderes o maestros son los que pueden admitir cuándo están equivocados o no saben la respuesta. Entonces, debido a que son líderes, trabajan para encontrar las respuestas correctas y guiar a las personas por el camino correcto.

Mire los ejemplos de liderazgo a su alrededor. ¿Tienden a ser humildes o arrogantes? Eche un vistazo a su propio estilo de liderazgo. Si eres padre, ¿cómo lideras a tus hijos? Como esposa, ¿cómo sirves a tu marido? Maridos, ¿cómo sirven a sus esposas? El servicio no es solo un signo de humildad, sino de amor también. Un buen liderazgo requiere amor. Es un amor fuera de nosotros: el amor de Dios. Pídale a Dios su amor para potenciar y guiar su liderazgo y relaciones con las personas. Síguelo, porque él es nuestro último servidor líder.

Vía: Ministry Today

 

Anuncios

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s