camino-a-la-paz-05 (1)

BILLY GRAHAM EVANGELISTIC ASSOCIATION

“Cual ciervo jadeante en busca del agua, así te busca, oh Dios, todo mi ser.” (NVI)

El agotamiento – es real, y puede tener consecuencias importantes. Puede dejarte vacío, desalentado y exhausto, con poca energía para Dios. ¿Te suena familia? Tal vez sea hora de reaprovisionar. Empieza aquí.

 1.  Aléjate. “Vengan conmigo ustedes solos a un lugar tranquilo y descansen un poco.” (Marcos 6:31, NVI)

No tienes que usar días de vacaciones o conducir muy lejos para tomar un descanso con Dios. Puedes escoger un lugar cercano,  para relajarte y simplemente disfrutar de Su presencia. Aquí, algunas ideas: un parque, una piscina, una hamaca o silla mecedora, un rincón tranquilo en una heladería o cafetería, una librería o biblioteca, etc. Podrías incluso poner algo de música, o escribir un diario.

 Si te gusta estar activo, trata ir en una caminata o paseo en bicicleta, kayak, hacer un picnic, jardinería o pintura. Alejarse no tiene por qué significar cambiar tu ubicación física, siempre y cuando te alejes de las tensiones cotidianas, para pasar tiempo con Dios.

2.  Quédate Quieto.Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios.” (Salmos 46:10, NVI)

Tomarse el tiempo para “estar quieto” hoy puede ser más difícil que nunca. Demasiados gritos de nuestra atención en este acelerado mundo digital. En la Biblia, el profeta Elías escuchó a Dios en la forma de un “suave murmullo” (1 Reyes 19:12). Si no tomamos tiempo intencionalmente para bajar el ruido de la vida y estar quietos, podríamos perder el mensaje silencioso de Dios en nuestros corazones.

Parte de estar quietos significa tomar un descanso de las exigencias del trabajo, escuela y otras actividades, y enfocarnos en Dios. Si te apartas un día a la semana para descansar y adorar, ahora es un buen momento para empezar.

3.  Escucha.Escuche esto el sabio, y aumente su saber; reciba dirección el entendido.” (Proverbios 1:5, NVI)

A menudo, Dios nos habla en una voz quieta y apacible. Otras veces, Él envía un mensaje significativo a través de una persona, o experiencia, en el momento correcto. Sin embargo, la preocupación, el estrés y la creciente lista de cosas por hacer, pueden saturar nuestra mente y nos impiden escuchar.

4.  Medita.Sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella.” (Salmos 1:2, NVI)

Hay tantos pensamientos hacinados en nuestra mente, que puede ser difícil enfocarnos. Estamos presionados a mirar en todas direcciones, con esta persona o ese algo que demanda nuestra atención. Pero entonces, llegamos a un verso como Salmo 1:2, el cual nos dice que meditemos en la Palabra de Dios. ¿Cómo hacer eso exactamente? ¿Y con una agenda tan agitada?

5.  Estar Presente.Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero sólo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.” (Lucas 10:41-42, NVI)

¿Te encuentras atravesando demasiado ajetreo que no puedes disfrutar realmente de un momento especial? Como la historia de María y Marta, en Lucas 10 revela, no podemos darnos el lujo de estar demasiado ocupados o distraídos, y no ser capaces de escuchar la voz de Dios, experimentar Su presencia, y honrar Su bondad.

Vía: Charisma Magazine

Anuncios

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s