Fire In My Bones - Lee Grady

Biblia en Mano - Evangelista

J. Lee Grady

Puede que nunca hayas escuchado hablar de Scott Hinkle, pero él es uno de mis héroes. No pastorea una mega iglesia, ni tiene un programa diario de TV. No es el orador cristiano más popular de una conferencia. Él hace que la mayoría de los feligreses se retuerzan en sus asientos, pues es un evangelista, y no es llamado a predicar mensajes lindos. Pasa la mayor parte de su tiempo en las calles, y desafía a los cristianos para que se le unan.

Durante décadas, mientras muchos carismáticos y pentecostales estaban persiguiendo egoístamente las emociones que te ericen la piel, el polvo de oro, las plumas de ángeles y la prosperidad de la noche a la mañana, Scott era la voz solitaria en el desierto, llamando a la comunidad llena del Espíritu, a abrazar la responsabilidad de alcanzar a los perdidos.

Durante cuatro décadas del movimiento carismático, a través de todos los altibajos y los escándalos, Scott estaba ganando pecadores para Jesús. Él era un adicto a la heroína, de New Jersey, cuando encontró a Cristo en 1970. Nunca se ha desviado de su llamado como ganador de almas, incluso cuando muchas iglesias suavizaron su enfoque y se alejaron de cosas como la predicación en las calles, y el evangelismo personal agresivo.

Scott tomó una posición radical: Él cree que la principal razón por la que somos bautizados en el Espíritu Santo, no es el hablar en lenguas o experimentar un sacudón emocional, sino encontrar el poder para compartir a Cristo con otros.

Escuché por primera vez del ministerio de Scott en los 90’s, cuando estaba formando equipos de jóvenes en New Orleans, para compartir a Jesús con la multitud de asistentes durante Mardi Gras. Él sigue a la cabeza de ese movimiento hoy. Pero cada vez menos cristianos parecen interesados en invadir la oscuridad. El evangelismo se ha convertido en una opción, no un mandato, para muchos de nosotros. Las estadísticas muestras que la mayoría de los cristianos, nunca han llevado a otra persona a Jesús, y solo alrededor del 5 por ciento de creyentes, comparten su fe regularmente con otros.

Scott Hinkle ha decidido dar un paso valiente para cambiar esto. Él cree que la mejor manera de reclamar el evangelismo es entrenar un ejército de jóvenes evangelistas. Trabajando en asociación con el Instituto Cristo Para las Naciones, en Dallas, una de las universidades ministeriales más respetadas en el país, Scott pondrá en marcha una Escuela de Evangelismo a finales de este año.

“En esta hora crítica,” dice Scott, “Dios ha abierto una asombrosa puerta para ayudarnos a desatar una infusión muy necesaria del evangelio alrededor del mundo, a través de una nueva generación de estudiantes en CFNI.”

Un donante anónimo, recientemente dio $200,000, de modo que este programa pueda comenzar en agosto en el Instituto CFN. Hinkle será el instructor principal, y los cursos durante el primer término, incluirán Comunicación a los No Alcanzados, La Iglesia Local y el Evangelismo, Principios de Discipulado, Ministerio Contemporáneo Urbano y el Rol del Espíritu Santo en el Evangelismo.

Este nuevo emprendimiento del CFNI, es una señal alentadora de que Dios está moviéndose para despertar un avivamiento, y espero que otras universidades y seminarios bíblicos, sigan el mover, inaugurando rápidamente programas similares de entrenamiento evangelístico.

Efesios 4:11-12 nos dice que Dios os dio los cinco ministerios de apóstol, profeta,  evangelista, pastor y maestro, a la iglesia, para que pudiéramos cumplir nuestra misión. Sin embargo hoy, el entrenamiento más profesional se enfoca exclusivamente en los deberes pastorales y de maestro, y actuamos como si ser evangelista fuera opcional. ¿Podría ser esta una razón clave por la que el crecimiento de la iglesia se ha estancado y la mayoría de los creyentes son pasivos acerca de compartir su fe?

Necesitamos evangelistas ungidos, hoy más que nunca. Necesitamos santos agitadores como Charles Finney, John Wesley, David Brainerd, T.L. Osborn, Catherine Booth, Bill Bright, Billy Graham y Reinhard Bonnke, quienes impulsaron y empujaron a la iglesia a preocuparse por los perdidos. Necesitamos hombres y mujeres que se han asomado al borde del abismo del infierno y han visto las millones de almas inconversas que están a punto de caer en una eternidad sin Dios.

En los años 1800’s, el pastor británico Charles Spurgeon, llamó a sus conversos a preocuparse por los perdidos. Dijo, “Oh, mis hermanos y hermanas en Cristo, si los pecadores serán condenados, al menos que salten hacia el infierno sobre nuestros cuerpos; y si perecerán, que perezcan con nuestros brazos sujetándoles las rodillas, implorándoles que no lo hagan, que no cometan la locura de destruirse a sí mismos. Si el infierno se debe llenar, al menos que se llene a pesar de nuestros extremos esfuerzos de hacer que todos sean advertidos, y por todos hayamos orado.”

Que Dios encienda la misma preocupación agresiva por los perdidos en nuestro corazón. Por favor, ora por el instituto Cristo para las Naciones y Scott Hinkle, y su ambicioso plan, y pongámonos de acuerdo para que Dios use este y otros esfuerzos similares, para dar a luz un nuevo movimiento de evangelismo.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s