max-lucado-banner-2015

5798e94b-c860-424a-a5e6-40789e4504ad

Hace algunos años, me sometieron a un procedimiento en el corazón. Mi latido tenía la regularidad de un operador de telégrafos, enviando código Morse. El cardiólogo insertó dos cables en mi corazón, uno era una cámara, el otro era una herramienta de ablación. “Ablar” es quemar. Sí, quemar, cauterizar, chamuscar, marcar. Y usando el método de mi doctor, sería destruir las partes “maleducadas” de mi corazón. Traté de ser ingenioso: “Mientras esté allí, ¿podría sacar con su pequeño soplete, algo de mi avaricia, egoísmo y culpa?” Él sonrió, “Lo siento, eso no cubre mi salario.”

Ciertamente así era, pero no se aplica a Dios. Él está en el negocio de cambiar corazones. Estaríamos equivocados al pensar que esto sucede de la noche a la mañana. Pero estaríamos igualmente equivocados al asumir que el cambio no sucede en absoluto. “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,” escribió el apóstol Pablo. (Tito 2:11). Y se ha manifestado para cambiar nuestras vidas.

 

Vía: Max Lucado

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s