Looking-glass

JENNIFER LECLAIRE

En mis viajes, enseñando sobre principios de guerra espiritual, una verdad se convierte en dolorosamente clara: el cuerpo de Cristo, en general, carece de discernimiento.

La realidad es que muchos simplemente no han sido activados o entrenados para discernir espíritus. Sin embargo, el discernimiento es un don vital en esta hora, cuando los falsos profetas, falsos maestros, e incluso falsos cristos, se están levantando alrededor del mundo, con suaves frases, rimas y adivinanzas.

El discernimiento de espíritus es uno de los nueve dones del Espíritu Santo que Pablo enumera en 1 Corintios 12:7-11. Es la habilidad inspirada por el Espíritu Santo para distinguir entre las operaciones del Espíritu Santo, un espíritu demoníaco o el espíritu humano. Este discernimiento es especialmente útil en la profecía, cuando necesitamos probar los espíritus, para ver si son de Dios (1 Juan 4:1). Es también vital en la guerra espiritual, para que podamos determinar con exactitud, con qué estamos batallando, en lugar de solo golpear al aire, adivinando (1 Cor. 9:26)

¿Todos tenemos discernimiento?

Aunque el Espíritu Santo distribuye Sus dones como Él quiere – y algunas personas claramente operan en el don de discernimiento de espíritus en un alto nivel – yo creo que todos los cristianos deberían desear crecer en discernimiento. Con la apostasía levantándose, necesitamos apoyarnos en el discernimiento del Espíritu Santo, ahora más que nunca.

Si el Espíritu santo vive en tu interior – y estás seguro que lo está – tienes acceso al discernimiento como partícipe de la naturaleza divina de Cristo. Todos los creyentes pueden acceder a todas las cosas que pertenecen a la vid y a la bondad, incluyendo el discernimiento del Espíritu Santo. Jesús dijo que Él nos guiaría a toda verdad (Juan 16:13).

Más allá del don sobrenatural del discernimiento de espíritus, incluso los no creyentes puede caminar en alguna medida de discernimiento – ¿cuánto más un hijo de Dios que está lleno del Espíritu Santo, y ora en lenguas? En su nivel más básico, el discernir simplemente significa mostrar visión y comprensión. Algunos tienen un ojo de discernimiento para el arte. Otros tienen un paladar de discernimiento para la comida. Necesitamos desarrollar un espíritu de disce3rnimiento que nos proteja del engaño, en esta hora.

Discerniendo el Espíritu de Dios

Dicho esto, he discernido dos zanjas preocupantes en el mundo de la iglesia. En una zanja están aquellos que siempre ven un demonio detrás de cada puerta. Ven demonios donde no los hay, y hacen falsas acusaciones basados en imaginaciones anímicas y presunciones. La presunción en la Biblia, generalmente lleva a la muerte, y la presunción mata el discernimiento.

En la otra zanja están aquellos que no pueden discernir ningún espíritu, ni siquiera el Espíritu de Dios. Y se me olvidaban aquellos que creen que los espíritus malignos que les hablan, son de Dios y piensan que Él les está hablando. Aquellos en esta zanja, no disciernen correctamente a Jesús. Vemos esto en Mateo 14. Jesús mandó a sus discípulos a entrar en una barca y pasar a lo otra orilla.

“A eso de las tres de la madrugada, Jesús se acercó a ellos caminando sobre el agua. Cuando los discípulos lo vieron caminar sobre el agua, quedaron aterrados. Llenos de miedo, clamaron: « ¡Es un fantasma!».” (Mat. 14:25-26). Algunas dicen, “¡Es un espíritu!” Más adelante, vemos a dos discípulos que van a un pueblo llamado Emaús. Jesús apareció en escena y comenzó a hablar con ellos, pero no discernieron que era Cristo resucitado. (Lucas 24).

¿Cómo desarrollamos el discernimiento?

Incluso si no operas en el don del discernimiento de espíritus, puedes desarrollarlo. La Palabra de Dios es poderosa para discernir los pensamiento e intenciones del corazón (Heb. 4:12). Así que si permaneces en la Palabra, tu discernimiento crecerá.

También podemos practicar el discernimiento, pidiendo que aquellos con más experiencia o madurez, juzguen nuestro discernimiento. El escritor hebreo dijo, “Pues el que se alimenta de leche sigue siendo bebé y no sabe cómo hacer lo correcto. El alimento sólido es para los que son maduros, los que a fuerza de práctica están capacitados para distinguir entre lo bueno y lo malo.” (Heb. 5:13-14).

Caminar en el amor, te ayudará a discernir el corazón. En su epístola a los Filipenses, Pablo oró para que su amor abundara más y más, con todo conocimiento y discernimiento, de modo que pudieran aprobar lo que es excelente (Fil. 1:9-10). Cuando caminamos en amor, caminamos cerca de Dios, y creceremos en discernimiento. Esta debería ser la oración para nosotros mismos y los que nos rodean.

La Biblia advierte una y otra vez que no nos engañemos. De hecho, la Biblia nos manda a no ser engañados. Jesús profetizó que falsos profetas y falsos cristos se levantarían y harían grandes señales y milagros, para engañar, si es posible, incluso a los elegidos (Mat. 24:24). Es posible para cualquiera de nosotros, ser engañados pero si le pedimos a Dios por discernimiento, si permanecemos en oración, si caminamos en amor, si estudiamos la Palabra y practicamos el discernimiento, podemos estar entre los portadores de nuestra generación, que ayudan a libertar a los cautivos.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s