servicio-limpieza-de-medios-de-transporte.jpg

Por eso les dije: Ustedes son testigos de nuestra desgracia. Jerusalén está en ruinas, y sus puertas han sido consumidas por el fuego. ¡Vamos, anímense! ¡Reconstruyamos la muralla de Jerusalén para que ya nadie se burle de nosotros! 

 Nehemías 2:17

Gordon Bethune se hizo cargo de Continental Airlines, como Gerente, cuando se encontraba en caída libre, en 1994. La línea aérea tenía uno de los peores registros de puntualidad en el negocio. El servicio al cliente casi no existía. Los aviones estaban sucios. Los obreros perdían los equipajes.

El primer problema que Bethune abordó fue el registro del tiempo. Comprometió a los trabajadores no gerenciales, uno bono de $ 65 por mes, por cambiar y poner a la línea aérea entre las cinco líneas aéreas más puntuales de todo el país. También se incluyó a todos los cargadores de equipajes, los que están en la puerta y los del mostrador de reservas, los asistentes de vuelo, y las secretarias.

Él llegó a los $ 65, al determinar lo que le cuesta a la compañía cada mes, los atrasos de vuelo. Con los $ 5 millones por mes, Bethune estaba dispuesto a regresar la mitad de eso a los empleados ($ 65 por 40,000 empleados) si ellos cambiaban la situación. Anunció el programa en enero de 1995. En febrero de 1999, el 80% de los vuelos de Continental, aterrizaban a tiempo.

Al proveer una lluvia financiera a los empleados, de pronto, todos los aviones estaban limpios. Había subido la motivación. Y de ese modo, las ganancias. La gente estaba haciendo las cosas, por sus razones.

Durante el tiempo de Nehemías, los muros de la ciudad que rodeaban Jerusalén, la ciudad santa de Dios, estaban en ruinas. Era una desgracia. Los muros de una ciudad, eran su protección. Sin la barricada de piedra y nada que detuviera a sus enemigos, los habitantes estaban indefensos y vulnerables al ataque.

Las personas son expertas en analizar los costos y beneficios. Todos preguntan, “¿Qué gano con esto?” Con la construcción de los muros alrededor de Jerusalén, se beneficiarían los residentes de la ciudad. Nehemías sabía esto y actuó sobre ello. Llevó a la gente de Jerusalén a reconstruir los muros, no por su causa (él vivía a muchos kilómetros de allí) sino por la de ellos. Y, no se trataba de un cheque de $ 65 por mes en su bolsillo; era por la protección de sus mismas vidas y las de sus familias.

Uno puede molestar, pinchar y empujar a la gente, sin que ellos se muevan. Pero dale una buena razón, una de sus razones, una manera en la que ellos se beneficiarán, y te seguirán a donde quieras.

La gente hace las cosas por sus propias razones, no por las tuyas. Las suyas.

Vía: ministrytodaymag.com

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s