Alarma - Signo

Daniel K. Norris 

A mis 19 años, tenía una gran necesidad de avivamiento. Era el nieto rebelde de un gran predicador del avivamiento. Había pasado gran parte de mi vida en la iglesia pero ahora estaba corriendo apresuradamente en el mundo. Era un hipócrita dotado de un gran talento que hacía su papel en domingo pero lo hacía deseando que llegara el lunes.

Al parecer, tenía a bastante gente engañada para ser usada como líder en la iglesia. No sé si eso habla más de mi hábil engaño o su desesperación. Las señales de alerta estaban allí, si alguien hubiera ejercido el suficiente discernimiento para ver los síntomas.

Me estaba muriendo y necesitaba ayuda. Afortunadamente esa ayuda llegó a nuestra pequeña iglesia en 1996, cuando el avivamiento estalló durante una tormenta de hielo (otra historia para otro día). Jesús, el gran médico, apareció con un diagnóstico y la prescripción para mi condición espiritual. Sí, dolió, ¡pero también sanó!

Hay siete preguntas para el auto descubrimiento que el gran teólogo A.W. Tozer nos anima a considerar. Estas preguntas, si se responden honestamente, hablan mucho acerca de nuestra salud espiritual. Estas son:

  • Lo que más queremos
  • En lo que más pensamos
  • Cómo usamos nuestro dinero
  • Qué hacemos con nuestro tiempo libre
  • La compañía que disfrutamos
  • A quién y qué admiramos
  • De qué nos reímos

Hago una pausa frecuentemente para hacerme estas preguntas a  mí mismo. Con esto en mente, quiero ofrecerte siete señales de que necesitas avivamiento en tu propia vida:

1. Te Divierten Algunas Cosas Que Una Vez Te Hicieron Enojar.

Cuando fui salvo, limpie mi vida y limpié mi casa. Llené varios botes de basura con objetos que había recogido durante años. Nadie me dijo que hiciera esto. Simplemente tenía tal puro amor por el Señor que no quería nada que interfiriera entre Él y yo. Estaba terminando con el diablo así que no tenía más necesidad de ninguno de esos artículos.

Sin embargo, cualquier casa que ha sido barrida, se ensuciará otra vez si no la mantenemos diariamente. Con el tiempo, es fácil bajar la guardia y dejar que las cosas que una vez desechamos, regresen a nuestra vida.

¿Están dando vueltas por ahí, las cosas que una vez alejaste? ¿Cuándo fue la última vez que te saliste de una película porque fuiste ofendido por la forma en que profanaron el nombre de tu Dios? ¿Están los amigos cómodos compartiendo chistes obscenos en tu presencia, o cambian su tono cuando estás cerca? ¿Estás entreteniéndote con cosas que una vez te hicieron enojar?

2. Permaneces En Silencio Donde Una Vez Hablaste.

Pedirle a un hombre lleno con el Espíritu que esté en silencio es tan inútil como pedirle a una vela encendida que no brille. La valentía de compartir el evangelio es inherente en el bautismo del Espíritu Santo. Jesús dijo, “Recibiréis poder cuando Mi Espíritu venga sobre ustedes, y seréis Mis testigos.”

La verdadera evidencia del bautismo del Espíritu Santo es una lengua que ha sido liberada y ¡encendida con el evangelio!

¿Recuerdas cuando fuiste salvo? Querías compartir la experiencia con tus amigos y familia. ¿Recuerdas esa valentía para declarar Su justicia y lo que Él había hecho por ti? ¿Todavía la tienes? O ¿Se ha acallado tu voz? Tu silencio puede ser la señal de un corazón alejado.

¿Cuándo fue la última vez que compartiste tu fe? ¿Levantas tu voz cuando algo malo debe ser corregido? ¿Te quedas en silencio donde deberías hablar?

¡Ha llegado el momento de una vez más encontrar tu voz!

3. Tu Cuarto De Oración Tiene Telarañas Y Tu Biblia Está Empolvada.

Ningún hombre es más grande que su propia vida de oración. El creyente que no pasa tiempo sobre su rostro, delante del Señor y en la Palabra, le está diciendo al Señor, “Yo me encargo de esto por mi cuenta.”

Jesús dijo, “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mateo 4:4). Él no dice salió, sino sale. No solo es lo que Dios te ha hablado en el pasado, ¡sino lo que Él te dice hoy! Si quieres vivir, tienes que diariamente ir a Su Palabra.

Cuando la vida te lanza un problema a tu camino, ¿es la oración el primer lugar al que vas o el último? ¿Qué te ha mostrado Dios en Su Palabra hoy? ¿Cuándo fue la última vez que pasaste calidad de tiempo con el Señor?

¿Crees que la oración verdaderamente funciona? Entonces, ¡deberías estar orando más!

4. Criticas Más A Tu Pastor De Lo Que Contemplas Su Mensaje.

Cuando sales de la iglesia, ¿estás pensando en cuán de acuerdo y desacuerdo estás con el mensaje, o lo tomas con el corazón abierto? La crítica es un síntoma seguro de un corazón que se está endureciendo.

He aprendido en mi propia vida que cuando estoy criticando a otra persona, eso dice más acerca de mí que de ella. ¿Por qué no asistir a la iglesia este fin de semana y pedirle al Señor que hable a tu corazón y cambie tu vida a través de las palabras que hable tu pastor?

5. Pones Excusas Al Pecado.

El pecado es algo que Jesús no haría. Me gusta esta simple y directa definición. Si Jesús no iría allí, no haría eso, no tomaría eso, no fumaría así, no diría eso, no escucharía o miraría eso, entonces es pecado y no tiene lugar en la vida de un hijo o una hija de Dios.

Jesús estableció el estándar bastante alto. Él dijo, “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” (Mateo 5:48). El escritor de Hebreos nos dice “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.” (Hebreos 12:14). La santidad y perfección es imposible si lo intentas por tu propia cuenta.

Afortunadamente, no estoy haciendo esto con mi propia fuerza, sino la Suya.

¿Estás tolerando hábitos y adicciones? ¿Cuáles son las cosas ocultas en tu vida que no te gustaría que nadie sepa? ¿De qué te estás diciendo a ti mismo – “No es gran cosa”?

Si tienes pecado en tu vida, no lo excuses. ¡Confiésalo!

6. Estás Buscando El Botón “No Me Gusta” En Este Artículo.

Salomón escribió, “Fieles son las heridas del que ama; pero importunos los besos del que aborrece.” (Proverbios 27:6)

Si estoy enfermo, quiero que un doctor diagnostique el problema, no que me diga cuán grande soy yo. Si no soy saludable, quiero que un buen amigo se preocupe lo suficiente para aconsejarme acerca de mis hábitos alimenticios. Si estoy nadando en una montaña de deudas, no necesito a un amigo que me ofrezca otro préstamo; necesito un verdadero amigo que recorte mis tarjetas de crédito.

Sí, le duele al ego o al orgullo que se les diga que algo está mal. Pero esas heridas son fieles si vienen de un amigo que nos ama.

Si alguien siempre me está diciendo cuán grande soy y cuán bendecido Dios quiere que sea pero nunca apunta las áreas en las cuales estoy fallando, ¿realmente se preocupa por mí? A veces ¡el cariño significa confrontar!

Si este mensaje parece ofenderte, no critiques al escritor. ¡Examina al lector!

7. ¡Tienes Una Profunda Sensación De Que Hay Algo Más!

Tozer dijo, “El haber encontrado a Dios y todavía seguirle es la paradoja de amor del alma.” Cuán cierto es esto.

Ya casi han pasado 20 años desde que encontré a Dios en el altar de una iglesia, sin embargo todavía lo sigo, cada día. Después de todos estos años, todavía tengo más y más hambre. Afortunadamente, ¡hay más!

Enoc caminó con Dios (Génesis 5:24).

Moisés habló con Dios como un amigo habla con otro (Éxodo 33:11).

Isaías vio al Señor alto y sublime (Isaías 6:1)

Pedro vio cómo Jesús dejó Su humanidad y expuso Su divinidad (Mateo 17:4)

Pablo fue enseñado por Cristo (Gálatas 1:12)

Juan fue llamado al cielo, donde vio a Jesús en Su trono (Apocalipsis 20:11)

¡Esto me aviva!

Edwards y Wesley despertaron toda una nación.

Charles Finney fue bautizado en olas y olas de amor líquido.

William Seymore vivió en la nube de gloria por cuarenta años en Azusa.

Smith Wigglesworth levantó muertos.

Estoy celoso de sus encuentros con Dios y ¡No negaré el mío propio!

Mi amigo, si has aminorado o incluso detenido tu búsqueda de Dios, deja que estas palabras te sacudan. ¡Hay más! Si ves que estás necesitando un avivamiento, ten ánimo. No estás lejos. Si vas a acercarte a Él, Él promete acercarse a ti. (Santiago 4:8)

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s