Espada - Palabra

Por Kenny Luck

Hombres, estamos en guerra – en una épica batalla espiritual. Con cada amanecer, una nueva amenaza espera.

Bombas imprevistas son lanzadas a nuestro camino. Dardos de fuego son  dirigidos a nuestro carácter. Otras armas son fabricadas para penetrar nuestra armadura. Legiones organizadas se posicionan para derribar nuestras murallas.

Tú y yo estamos peleando la buena batalla de la fe. Como esta es una pelea que simplemente no puedes permitirte el lujo de perder sin graves consecuencias, la cuestión se convierte en un tema de salud – tu salud espiritual.

Entonces, comencemos con el desayuno, ¿De acuerdo? ¿Cómo puedes recargarte para ganar?

No estoy hablando de una recarga de carbohidratos. Hablo del “Pan de vida,” y del “Agua viva” que se convierten en la primera comida al hombre de Dios, tanto para el poder a corto plazo y las recompensas a largo plazo.

Creo que muchos de nosotros caemos en una rutina en la mañana que comienza con una descarga de cafeína, una revisión de las publicaciones en el Facebook y el escaneo de las noticias. Podemos fácilmente pasar por alto la batalla que está siendo librada, mientras enterramos nuestra nariz en las páginas de los deportes.

¿Está eso alimentando tu mente y espíritu adecuadamente con una nutrición espiritual, para enfrentar una cultura antagonista, la engañosa carne y un enemigo experimentado?

En Colosenses 3, tenemos una idea de cómo vivir y en qué centrarse, para “buscar las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios. Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra.” (Colosenses 1-2, NVI) (El resto del capítulo ofrece consejos prácticos también)

Hombres, necesitamos recalibrar cómo pensamos y establecer la visión correcta para el día. Y esto comienza en la mañana. Es cómo Jesús lo hizo. Es como David lo hizo. Es como deberíamos hacerlo.

Si nos enfocamos en Jesús, “buscando primero el reino de Dios,” es verdaderamente nuestra máxima prioridad en la vida, entonces necesitamos ponerlo a Él en primer lugar en nuestro día. Después de todo, es un privilegio encontrarse con el Creador del universo, el Salvador de nuestras almas y el Señor de la vida. Así pues, aquí está el cómo, quién, qué, dónde, cuándo y por qué comer el desayuno de los campeones:

Cómo

Cuando despertamos, necesitamos desarrollar un hambre y sed imponentes, de Dios.

  • “Como ciervo sediento en busca de un río,
    así, Dios mío, te busco a ti.
    Tengo sed de Dios, del Dios de la vida.” (Salmos 42:1-2)

Quién

Es ilógico pensar en “Quién” para comer. Pero Jesús dijo que si comemos y bebemos de Él, no tendremos hambre ni sed – metáforas para la nutrición espiritual de nuestras almas.

  • “Yo soy el pan de vida —declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed” (Juan 6:35, NVI).
  • “Si alguien tiene sed, venga a mí, y el que cree en mí, que beba.” (Juan 7:37, DHH).

Qué

Nuestra rutina matinal debería comenzar con la lectura de la Biblia y la oración. También puedes revisar diariamente devocionales que provean interpretación añadida y aplicación, de la Palabra de Dios.

  • “El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mateo 4:4)

Luego, en Lucas 11, Jesús nos enseñó por qué orar y la promesa relacionada de que Dios escucha:

  • “Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.” (Lucas 11:9-10, NVI).

Cuando

El desayuno es la comida más importante del día. Cuando nos levantamos, deberíamos fijar nuestros corazones y mentes “en las cosas de arriba,” expectantes de la presencia de Dios en nuestra vida, antes de enfocarnos en nuestras agendas, deberes y relaciones.

  • “Por la mañana hazme saber de tu amor,
    porque en ti he puesto mi confianza.
    Hazme saber cuál debe ser mi conducta,
    porque a ti dirijo mis anhelos.” (Salmos 143:8, DHH)
  • “Altísimo Señor,
    ¡qué bueno es darte gracias
    y cantar himnos en tu honor!
    Anunciar por la mañana y por la noche
    tu gran amor y fidelidad.” (Salmos 92:1-2)
  • Oh Jehová, de mañana oirás mi voz;
    De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.” (Salmos 5:3)

Dónde

La oración es simplemente hablar con Dios acerca de lo que está en tu mente. Pídele ayuda, y comparte tus cargas honestamente, incluso si estás enfadado. Por lo tanto, puede que desees retirarte a un lugar libre de miradas, distracciones y tentaciones.

  • “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.” (Marcos 1:35)
  • “Él, por su parte, solía retirarse a lugares solitarios para orar.” (Lucas 5:16, NVI)

Por qué

Una mañana que comienza con el desayuno de campeones, es una mañana que recalibra y prepara para las batallas por delante, y para un futuro en el cielo.

  • “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna… el que come de este pan, vivirá eternamente.” (Juan 6:54, 58).

Finalmente, necesitamos armarnos para la batalla espiritual. Sugiero revisar y orar esta Escritura cada mañana:

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.” (Efesios 6:10-18).

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s