frutasmaduras

Cindy Trimm

Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño.

—1 Corintios 13:11

A veces la respuesta de Dios a nuestra oración se halla tanto en la naturaleza del que pide como en el pedido. Como dijo el tío del Hombre Araña: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. ¿Un buen padre daría un gran poder a alguien que no muestra responsabilidad? Este es el proceso de maduración que ocurre en la oración. A veces pedimos, y en vez de recibir una respuesta inmediata se nos pide que hagamos algo. ¿Es esto un no? En realidad no. Es más bien un “vamos a darle un poco de tiempo y veremos”. Hay tantas cosas que Dios quiere dar, pero hasta que maduremos en la fe y en nuestro carácter lo suficiente para demostrar que podemos manejar estos dones, sería irresponsable de parte de Él dárnoslos.

Oración

Yo decreto y declaro en el nombre de Jesús que estoy madurando en la fe y en el carácter. Ordeno a mi carne que se someta a la obediencia a Cristo. Ordeno a todas las barreras que buscan entorpecer mi crecimiento que sean hechas nulas en mi vida. Quito las cosas de niños y me muevo a nuevos niveles de responsabilidad, competencia, poder y autoridad. En el nombre de Jesús, amén.

Tomado del Libro Devocional Declara Bendición Sobre Tu Vida de Cindy  Trimm

 

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s