Por Joyce Meyer

El tormento viene a la vida de las personas por las actitudes juzgadoras. Muchas relaciones se destruyen por estos enemigos. En el área del juzgamiento, la mente es el campo de batalla.

A la gente no le gusta rodearse de aquellos que necesitan expresar sus opiniones para todo. Satanás, claro está, quiere mantenernos en la soledad y bajo el rechazo de otros, así puede atacar nuestras mentes.

Dios es el único que tiene el derecho a condenar o sentenciar. Por lo tanto, cuando juzgamos a otros, nos estamos haciendo pasar por Dios. Esto pone un poco de temor de Dios en mí, tengo mucho coraje, pero ¡no estoy interesada en tratar de ser Dios!

Yo antes me inclinaba a mirar lo incorrecto en vez de lo correcto. La personalidad jovial tiende a no prestarle atención a las cosas que pueden arruinar su disfrute. Sin embargo, las personas controladoras generalmente son más abiertas en compartir sus opiniones negativas.

Miles de las situaciones que afrontamos todos los días no son ni correctas o incorrectas, sino simplemente decisiones personales. Juzgar y criticar son verdaderamente el fruto de un problema más profundo–el orgullo (vea Ro.12:3). Siempre que nos distinguimos en una área, es sólo porque Dios nos ha dado ese talento. Si tenemos una opinión exagerada de nosotros mismos, esto causa que miremos a otros como que son menos que uno. Este tipo de actitud o pensamiento es detestable para el Señor, ya que le abre muchas puertas al enemigo (vea Gá.6:1-3).

Todos pertenecemos a Dios, aunque tengamos debilidades. Le respondemos a Él, no unos a otros, por lo tanto, no podemos juzgarnos entre sí de una manera crítica (vea Ro. 14:4). Es el diablo el que se mantiene ocupado asignando demonios que pongan pensamientos juzgadores en las mentes.

No siempre podemos impedirnos de tener opiniones, pero no tenemos que expresarlas. Podemos crecer al punto donde no tenemos tantas opiniones y las que sí tenemos no son de naturaleza crítica.

El juicio crítico imperaba en mi familia, así que “crecí con eso”. Quería hacer las cosas a la manera de Dios, pero no podía. Me tomó muchos míseros años antes de aprender (leí Mt. 7: 1­5) sobre las fortalezas en mi mente con las que tuve que tratar antes que mi comportamiento pudiera cambiar.

Muchas veces cosechamos en nuestras vidas lo que hemos sembrado en la vida de otros. Al enemigo le encanta mantenernos juzgando las faltas de otros. ¡Así nunca lidiamos con lo que está mal en nosotros!

No podemos cambiar a otros; sólo Dios puede. No podemos cambiarnos a nosotros mismos tampoco, pero podemos cooperar con el Espíritu Santo y permitirle que haga el trabajo. Permítele a Dios que trate contigo primero, y luego aprenderás la manera bíblica de ayudar a un hermano a crecer en su andar cristiano. Hacerle a otros lo que nos gustaría que nos hicieran, es un buen principio que debemos seguir para prevenir las críticas. Ser positivo y no negativo beneficiará a otros, pero tú te beneficiarás más que cualquiera.

Puedo decir honestamente que la obediencia a estas Escrituras siempre ha sido un reto para mí. Pero al meditar en el amor y que este siempre cree lo mejor, me ha ayudado a desarrollar una nueva forma de pensar.

Cuando Satanás ha ganado fortaleza en tu mente esta tiene que ser renovada. La renuevas aprendiendo la Palabra de Dios y meditando en ella. Tenemos el maravilloso Espíritu Santo en nosotros para recordarnos cuando nuestros pensamientos van en la dirección equivocada. La confianza y la fe traen júbilo a la vida y ayudan a hacer crecer las relaciones a su máximo potencial. Una actitud balanceada es siempre lo mejor. No quiere decir que no debemos usar la sabiduría y el discernimiento cuando tratamos con otros. El verdadero discernimiento espiritual provoca oración, no chismorreo.

Nuestros pensamientos son palabras silentes que sólo uno y Dios las oye, pero esas palabras afectan nuestras actitudes. Juzgar y criticar jamás traen alegría. Comienza a operar en el pensamiento de Cristo, y entrarás en una nueva vida.

 Vía: Vida Cristiana

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s