Max Lucado - Banner 2015

k-bigpic.jpg

Como padres, cuando nuestros hijos tropiezan, no los repudiamos. Podemos castigar o reprender, pero ¿expulsarlos de la familia? No podemos. Están biológicamente conectados a nosotros. Los que nacen con nuestro ADN, morirán con él.

Dios, nuestro Padre, engendra la misma relación con nosotros. En la salvación, nos convertimos, como Juan 1:12 dice, en “hijos de Dios.” Él altera nuestro linaje, redefine nuestra paternidad espiritual, y al hacerlo, asegura nuestra salvación. Pablo dice, “habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa” (Efesios 1:13). Y un alma sellada por Dios ¡está a salvo! Dios pagó un precio demasiado alto como para dejarnos desprotegidos.

Una vez más, un recordatorio de Pablo en Efesios 4:30, “con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” ¡Qué diferencia hace esta garantía!

Vía: Max Lucado

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s