Max Lucado - Banner 2015

images.jpg

La Escritura emplea una artillería de términos para el amor, cada una calibrada para alcanzar un objetivo diferente. Considera la que Moisés usó con sus seguidores en Deuteronomio 10:15, “El Señor prefirió a los antepasados de ustedes y los amó.”

Lo que los hebreos escucharon en su idioma era esto: El Señor se ligó a sí mismo a su pueblo. Ligar es la palabra hasaq, habla de un amor atado, un amor unido a algo o a alguien. Enganchado. El lazo sirve para dos cosas, jalar y demandar. Como cuando jalas a tu hijo fuera del problema y al hacerlo, proclamas, Sí, él es muy salvaje, pero él es mío.

En este caso, Dios se encadenó a sí mismo con Israel. ¿Por qué eran dignos de ser amados? No. Dios ama a Israel y al resto de nosotros, porque escogió hacerlo. El amor de Dios… ¡es el amor que no deja ir el objeto de su amor!

Vía: Max Lucado

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s