Esperar - Hombre Sentado - Campo

Joyce Meyer

Pablo oró y pidió a Dios que le permitiera visitar a Filemón, y me resulta interesante ver que le dijo a Filemón que preparara una habitación en espera de su visita (vea Filemón 22).

¿Cómo se comporta una madre que espera un bebé? Ella se prepara con antelación para recibir al bebé que está esperando, pero que aún no ha llegado. ¿Vive usted con expectación? ¿Espera que Dios haga cosas maravillosas en su vida? ¿Espera recibir favor en todo lugar adonde va? ¿Espera que Dios lo capacite para ser una bendición para las personas cada vez que ve una necesidad?

Deberíamos preguntarnos: “¿Qué es lo que espero?”. Podríamos sorprendernos al encontrar que no recibimos nada porque no esperamos nada.

Decimos que oramos con fe, pero parte de la fe es esperanza y espera activa. La fe no es esperar y dudar o preguntar y tener miedo; no es preguntar y preocuparse. La fe pregunta y cree que Dios está obrando, y espera y mira hacia delante, hacia la respuesta con alegría. La conversación de fe está llena de expectativa, que me gusta definir como “Un anhelo lleno de gozo de recibir el resultado deseado”. La fe real no ora por la salvación de un niño caprichoso y luego, durante el almuerzo, le dice a un amigo: “Tengo mucho miedo de que mi hijo se meta en problemas y arruine su vida”. La fe dice: “Espero que él cambie. Creo que Dios está obrando en su vida, y anhelo que llegue el día en que podamos estudiar juntos la Palabra de Dios”.

La frase “Esperar en el Señor” implica también “Confiar”, “Buscar” y “Tener esperanza en Él” (vea Isaías 40:31). Cuando la leemos con esos significados adicionales, nos formamos una imagen más clara de la actitud que debemos tener. Esperar en Dios no es un estado pasivo de no hacer absolutamente nada. Puede ser que no hagamos nada físicamente, pero espiritualmente estamos entusiasmados y animados; esperamos y buscamos que Dios se presente en nuestras circunstancias en cualquier momento, y estamos llenos de esperanzas, lo cual nos produce gozo y una expectativa certera.

Pruebe su actitud. ¿Está orando y esperando, pero no espera apropiadamente? De ser así, haga un cambio y comience a esperar dinámicamente. Incluso, confiese en voz alta las cosas que espera de parte de Dios. ¡La expectativa prepara el camino para el poder de Dios de obrar milagros!

Tomado de La Biblia de la vida diaria, de Joyce Meyer.

Vía: Vida Cristiana

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s