Ansiedad

Iris Delgado

La ansiedad es una angustia del alma, es sufrimiento, tormento, agonía, dolor, aflicción, pena, desazón, pesar y confusión. Millones de almas caminan con una gran carga de ansiedad todos los días. Es una emoción caracterizada por la preocupación. En muchos casos puede haber cambios físicos, como el incremento de la presión arterial, nerviosismo, mareos, sudor, temblores o ataques de pánico.

En muchos casos la ansiedad lleva a la depresión. A las personas ansiosas muchas veces las obsesiona la incertidumbre del futuro. Los humanos tenemos tendencia a preocuparnos por todo. Por eso nuestro Padre Dios nos reprende con estas palabras: No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que Él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús (Filipenses 4:6–7, NTV).

El problema de la ansiedad es que puede paralizar a una persona si esta permite que se infiltre en su mente y controle su vida. Comparo la ansiedad con un hábito. Una vez que hace su debut, si no se lo trata como a un intruso, seguirá viniendo y armando lío. Así como el comerse las uñas se transforma en un hábito, la ansiedad y la preocupación también se pueden convertir en un hábito. Como cristianos tenemos en nosotros el poder de Dios para superar la ansiedad, pero debemos aprender a detener y echar fuera estas emociones que nos atormentan antes de que se conviertan en okupas.

A millones de personas les prescriben psicofármacos para los trastornos de ansiedad, y eso nos da una idea de cuán generalizadamente afecta a nuestra sociedad esta epidemia de ansiedad. El noticiero CBS News dice que en esta era de ansiedad el “Xanax es un solución conveniente para calmar el estrés. Es lo que en los 90 era el Prozac. Es la droga para la salud mental más recetada se realizaron 46 millones de recetas en 2010; parecería que todo el mundo lo toma. Pero su popularidad tiene un precio: los informes marcan un crecimiento de la adicción, el abuso y las sobredosis.”

Los desórdenes de ansiedad pueden surgir en respuesta a situaciones estresantes como preocupaciones financieras o enfermedades crónicas. Jesús sabía que estas preocupaciones conducen a la ansiedad, depresión, enfermedad e infelicidad, pero Él no ofrece Xanax ni ninguna otra clase de psicofármacos; en lugar de ello, ofrece su paz y protección. Sus instrucciones son muy simples: No se preocupen por nada, díganle lo que necesitan, oren por todo y agradézcanle por todo lo que Él ha hecho. A cambio, Él nos promete una paz que excede cualquier cosa que podamos entender y protege nuestros corazones y nuestras mentes de los terrores del enemigo. Nosotros lo hacemos difícil. En realidad, es tan sencillo que muchos de nosotros nos perdemos esta enorme promesa de Dios. “Satanás, ¡Mis promesas no son tuyas!” es una confesión que debemos hacer cada mañana como un recordatorio de la promesa de Dios contra la ansiedad, la preocupación y el estrés: las emociones que afectan todo lo demás en nuestra vida.

Extracto tomado del libro Satanás ¡Mis promesas no son tuyas! por Iris Delgado.

Vía: Vida Cristiana

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

»

  1. Gracias Dios por tus cuidados.
    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s