de-rodillas

“Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud. Y sólo yo, Daniel, vi aquella visión, y no la vieron los hombres que estaban conmigo, sino que se apoderó de ellos un gran temor, y huyeron y se escondieron. Quedé, pues, yo solo, y vi esta gran visión, y no quedó fuerza en mí, antes mi fuerza se cambió en desfallecimiento, y no tuve vigor alguno… Y he aquí una mano me tocó, e hizo que me pusiese sobre mis rodillas y sobre las palmas de mis manos”

Daniel 10:6-8, 10

Daniel, un hombre muy amado por Dios, recibió una visión abrumadora. Se quedó sin habla y sin aliento, y todas sus fuerzas fueron consumidas. El mensajero en la visión que Daniel vio, era solo un ángel de menor rango. ¿Cómo habría sido ver a Miguel o al Señor mismo? Sin duda, tal revelación cambiaría nuestro pensamiento acerca de muchas cosas. Nuestra adoración se encendería con pasión. Ya sea por revelación espiritual o por visiones a todo color, el efecto es el mismo.

Oración

Señor, anhelo una visión de Ti. Revélate a mí, y muéstrame las cosa que debo cambiar en mi vida para ser más como Tu.

Una nueva revelación de la santidad de Dios, siempre brilla sobre nuestra propia condición.

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s