Hormiga - Fortaleza

Joyce Meyer

David dijo: “Dios es mi roca” (2 Samuel 22:2). Dios no quiere simplemente darnos fortaleza; Él quiere ser nuestra roca, nuestra fortaleza. En 1 Samuel 15:29, se le llama: “La gloria de Israel”.

Muchos de los hombres y mujeres de la Biblia sabían que Dios era su fortaleza; se convirtieron en ejemplos que hoy nos alientan a confiar en la fortaleza de Dios. David escribió en el Salmo 18:29 que, por su Dios, podría desbaratar ejércitos y saltar muros. En 1 Reyes 19:4–8, un ángel llegó y ministró a Elías, porque estaba cansado y deprimido, y pudo seguir su camino por cuarenta días con sus noches con la fortaleza que había recibido de aquella única visita. El apóstol Pablo encontró una fortaleza de Dios tan maravillosa que en 2 Corintios 12:9-10 escribió que se regocijaba en sus debilidades, sabiendo que cuando era débil, la fortaleza de Dios vendría sobre él y suplantaría esas debilidades. Para ponerlo en lenguaje de hoy, Pablo estaba diciendo que se ponía contento cuando era débil, porque entonces tenía la oportunidad de experimentar la fortaleza de Dios.

¿Cómo hace una persona para recibir la fortaleza de Dios? Por fe. Comience a recibir la fortaleza de Dios creyendo su promesa de fortalecerlo. Esa fe estimulará su cuerpo, además de su alma y su espíritu. Por ejemplo, si usted tiene una espalda débil, podrá ser fortalecida. En nuestras conferencias, el Espíritu Santo ha fortalecido rodillas, tobillos y espaldas débiles, cuando hemos orado por quienes le pidieron fortaleza a Dios. Su poder sanador venía mientras aguardábamos su presencia, y lo recibíamos de Él.

Por la fe, usted puede recibir fortaleza para permanecer en un matrimonio difícil, para criar a un niño difícil o para afrontar un trabajo complicado en el cual hay un jefe problemático. Usted puede recibir fortaleza para hacer grandes cosas, incluso si tiene algún impedimento físico.

¿Ha estado tratando de vencer las dificultades por usted mismo? De ser así, cambie ya. Comience a obtener la fortaleza de la profundidad de su ser, donde mora el Espíritu Santo. Si esa fortaleza divina aún no vive en usted, todo lo que necesita hacer para recibirla es admitir sus pecados, arrepentirse de ellos, y pedirle a Jesús que sea su Señor y Salvador. Entreguéle a Él su vida, todo lo que usted es y todo lo que no es. Pídale que lo bautice en el Espíritu Santo y lo llene de pies a cabeza con el poder del Espíritu. Deje que Dios sea su fortaleza. Diga, junto con David: “Es mi Dios, el peñasco en que me refugio” (2 Samuel 22:3).

Tomado de La Biblia de la vida diaria, de Joyce Meyer.

Vía: Vida Cristiana

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s