Teen Daughter Kissing Mother

Dr. Carol Peters-Tanksley

Siempre serás padre, incluso cuando tus hijos hayan crecido. Y algunas veces, las elecciones que tomas son completamente inconsistentes con los valores que trabajaste tanto en inculcarles.

O puede que veas algunas cosas que deseaste haber hecho diferente como padre, y ahora que tus hijos son mayores, parece desesperanzador. Duele cuando los hijos rompen tu corazón.

En nuestra encuesta más reciente, escuché a varios padres. Tus hijos pueden ser adolescentes, jóvenes o incluso en la mediana edad, y la manera en la que están viviendo parece estar muy lejos de Dios. Y eso te duele. “Eso es lo que rompe mi corazón.” “¡Y mi corazón se rompe!” “Nuestros corazones lloran.” Tu dolor es profundo y real. Puedo escuchar tus lágrimas y sentir tu dolor.

Cuando tus hijos eran pequeños, podías controlar su comportamiento de alguna manera. Podías llevarlos a la iglesia, castigarlos si hacían algo malo y asegurarte de que coman todas sus verduras. Podías decidir qué programas de TV podían ver y con qué amigos pasar el tiempo. Durante sus años de adolescencia (si no antes) todo comenzó a cambiar, y ahora, ya no estás más a cargo. La separación puede haber estado ocurriendo justo debajo de tus narices, sin darte cuenta hasta que una grave ruptura en la relación, te obligó a verlo. O puede haber sido gradual y relativamente agradable, hasta que estuvieron fuera de casa, y entonces se alejaron del estilo de vida cristiano que querías para ellos.

¿Hiciste algo mal? Sí. Ningún padre lo hace todo a la perfección. ¿Eres responsable por sus decisiones ahora? No. Eso es algo muy difícil de aceptar para muchos padres, que independientemente de lo mal o bien que los hayan criado, tus hijos son ahora responsables por sus propias decisiones y comportamiento.

Entonces, ¿hay algo que puedas hacer? Absolutamente. Aquí algunas cosas que puedes hacer como padre, independientemente de la edad de tus hijos ahora.

Cómo influir en tus hijos mayores

Si tus hijos rompen tu corazón:

  1. Recuerda que Dios no tiene nietos. Todo ser humano, incluyendo tu hijo, se encuentra delante de Dios por sí mismo. Él ama a tus hijos más de lo que tú los amas. (Sí, así es). Jesús murió por ellos, y Dios se hará conocer a ellos de la manera que sólo Él puede. Ellos tendrán una oportunidad para tomar una decisión a favor o en contra de Él, muy aparte de cualquier cosa que hayas puesto tú en ellos. Si responden negativamente a Dios (no a ti), Él se afligirá más de lo que tú lo haces.
  2. Tu comportamiento, no tus palabras, es lo importante ahora. Tu tiempo para hablar la verdad en la vida de tus hijos se acabó hace mucho tiempo. Imagínate a ti mismo en sus zapatos. Haz y di cosas que hagan que ellos quieren estar cerca de ti, incluso si no puedes estar de acuerdo con sus elecciones de estilo de vida. Actúa como Jesús lo haría. Aquellos alrededor de Él nunca cuestionaron la justicia que Él representaba, sino que incluso los peores pecadores se sintieron bienvenidos. Haz de tu corazón, un lugar seguro para que vengan tus hijos si quieren hacer un cambio positivo. Tratar de controlar o cambiarlos, solo los alejará más y más, y puede que se les haga aún más difícil responder al Espíritu Santo. Ámalos incondicionalmente, incluso si no puedes estar de acuerdo con ellos. Ellos sabrán la diferencia.
  3. No dejes de orar. Las oraciones persistentes de un padre afligido han traído de regreso a Dios a muchos hijos que estaban lejos. Puede que te des cuenta o no del impacto de tus oraciones. Necesitarás Su guía para navegar tu relación con tu hijo y saber cómo responder con amor, sin aceptar el pecado. Jesús hizo eso, y Él puede ayudarte a hacerlo también. Tu propia transformación a la imagen de Cristo será evidente para tus hijos, así que no dejes de crecer tú mismo. La persona que eres, la persona que todavía te vas a convertir, puede tener mucho más grande impacto en ellos que cualquier cosa que digas. Mantente sobre tus rodillas, por ti mismo y por ellos.

Uno mis oraciones a las tuyas para que Dios hable y redima a tus hijos, sin importar lo bien o mal que hayas hecho en criarlos, o cuán lejos de Dios estén ellos. No hay más grande poder en el universo que el Espíritu Santo de Dios. Sigamos orando juntos para que él traiga ese poder a tus hijos, de manera que sea más fácil que vuelvan sus corazones hacia Dios

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s