Mother together with the son. It kisses the son on a forehead. Probably it is ill.

Lydia C. Morales

Que en medio de tu tristeza, puedas recibir el consuelo de Dios. Afírmate en su Palabra.

Con cuánta angustia y dolor se recibe la noticia de la muerte de un ser amado. Justo antes de despedir el año 2007, una familia que conozco de algunos años, recibió la inesperada noticia de que su joven hija, esposa y madre de tres, murió trágicamente. Es una familia que conoce al Señor, que sabe en quién está fundada su esperanza, y estos padres se han preocupado por encaminar sus hijas y nietos en el temor de Dios. Sin embargo, cuántos pensamientos, preguntas y cuestionamientos pasan por la mente en esos momentos tan difíciles.

Mi espíritu se conmueve al ponerme en el lugar de ellos como madre que soy. Uno sabe que Dios tiene cuidado de todos nosotros, que Él nunca nos abandona. Que aun en nuestros momentos más duros y dolorosos, Él ha prometido estar con nosotros. “No te dejaré, ni te desampararé” (Josué 1:5). Pero no deja de haber dolor, aflicción, angustia, desasosiego, porque así es nuestra naturaleza humana, y Dios lo sabe. La profecía bíblica nos fortalece cuando declara que el Espíritu de Jehová está sobre nosotros para “Consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya” (Isaías 61:2-3).

Cuando nos tocan situaciones como ésta muy de cerca, nuestro corazón siente dolor y se compadece por aquellos que sufren. Es, en esos momentos, donde la palabra de ánimo y fortaleza es necesaria. También el abrazo, el “estoy contigo”, las oraciones que fortalecen el espíritu angustiado. El salmista lo expresa claramente: “En mi angustia invoqué a Jehová, y clamé a mi Dios. Él oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos” (Salmo 18:6). Dios siempre está atento a nuestras oraciones. Él nos escucha, y aunque en el momento no veamos la salida o las respuestas a nuestras preguntas y dudas, en su tiempo, Él nos contestará. Es mejor vivir creyendo que morir dudando, como dice mi pastor. Es mejor creerle a Dios; creer que Él tiene un plan perfecto para nuestra vida. Sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas obran para bien (Romanos 8:28). Sabemos que el amor y la misericordia de Dios son eternos. Por lo tanto, nuestra única esperanza es que un día estaremos nuevamente reunidos en la eternidad.

No importa por la situación que estemos pasando, Él tiene el control de nuestra vida y la de nuestra descendencia. Porque cuando le hemos entregado toda nuestra vida y la vida de los nuestros, tenemos que confiar completamente en el plan perfecto de Dios para con nosotros. El gran sabio Salomón declara que “en el temor de Jehová está la fuerte confianza; y esperanza tendrán sus hijos” (Proverbios 14:26). Así que en Dios está nuestra esperanza y nuestra confianza. Él no nos dará mayor prueba de la que podamos soportar (ver 1 Corintios 10:13). Los recuerdos de momentos felices con ese ser amado vienen a llenar nuestro vacío. Gracias a Dios por las memorias de esos momentos, que nos invaden y traen hasta alegría y risa, a pesar del dolor.

Una vez más, pude ver el amor y el cuidado de Dios a través de su Cuerpo, la Iglesia. Cientos de hermanos en la fe que abrazaban a esta familia y les dejaban sentir su apoyo incondicional. Es, en estos momentos, donde la grandeza de Dios se deja ver de una manera sobrenatural a través de sus hijos.

“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor” (Apocalipsis 21:4). Eso es lo que finalmente esperamos. Que en medio de tu tristeza, puedas recibir el consuelo de Dios. Afírmate en su Palabra, que más allá del camino, habrá un nuevo amanecer.

Vía: Vida Cristiana


Lydia C. Morales es la editora de Vida Cristiana y directora del Grupo Hispano Internacional que incluye, además, la editorial Casa Creación. Está felizmente casada y es la orgullosa madre de dos hijas jóvenes, quienes son su principal ministerio.

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s