revive-your-war-room-ben-white

Rosilind Jukic

Mi corazón latía con fuerza al leer fijamente los créditos que pasaban a final de la película Cuarto de Guerra, en mi pantalla.

Mi vida de oración no era mala en sí. Simplemente no era buena.

No era efectiva.

No era lo suficientemente audaz como para asustar a un demonio bebé, ¡mucho menos para una que blandiera una espada para sacar adelante a mi familia y a mí!

Al día siguiente, me desperté, salí de mi sala y declaré la guerra.

Agarré todos los versos que conocía sobre la guerra espiritual, y los copié en mi mano. Busqué citas sobre la oración, por grandes hombres de Dios, y reuní mis provisiones en el cuarto de guerra, creando un lugar de reunión para Dios y yo.

¡Toma este desafío de 30 días de oración sobre guerra espiritual, hoy!

Pero, al igual que ocurre con cualquier plan emocionante, eventualmente, nuestro corazón regresa al ritmo normal y la emoción de la novedad, desaparece.

He encontrado una de cinco cosas que han ocurrido a aquellos que hemos creado un cuarto de guerra:

  • Encontramos otra nueva y emocionante actividad que toma su lugar.
  • Lo dejamos de lado y lo olvidamos por completo.
  • Seguimos adelante, sin entusiasmo y con apatía.
  • Consagramos nuestros cuartos de guerra o jornadas de guerra, y éstas se convierten en el centro, en lugar de la oración, guerra espiritual y comunión con Dios.
  • Nos tomamos el tiempo para revivir nuestros cuartos de guerra de modo que nuestras estrategias sean nítidas, nuestro enfoque sea remarcado, y nuestra valentía sea sobrenatural.

Cómo Revivir Tu Cuarto de Guerra

¿Qué tan bien crees que funcionaria nuestro ejército si estuvieran constantemente distraídos con cada nueva idea que se les presentara, aburridos de la vida militar y en su lugar, decidiendo jugar videojuegos, o enfrentando el conflicto con aburrimiento y apatía? ¿Qué tan bien funcionarían nuestros soldados si consagraran sus cuartos de guerra con bonitos mapas y famosas estrategias?

¡No muy bien!

Un buen general estudia a sus enemigos, estudia la guerra y las estrategias históricas con el propósito de desarrollar una personalizada para la guerra en la que está involucrado.

Conoce bien a su oponente, y se anticipa a cada uno de sus movimientos.

Entiende el riesgo y el peligro de la guerra, pero también entiende el riesgo y el peligro de la pasividad. ¡Él no será pasivo!

Está comprometido.

Alerta.

Atento.

Concentrado.

No puede distraerse.

5 Maneras en las que Puedes Revivir el Cuarto de Guerra Hoy

  1. Evalúa tu más grande batalla. No puedes pelear todas las batallas ahora, así como nuestros militares no pueden participar en todos los conflictos que ocurren en el mundo ahora mismo. Simplemente no es sabio.

Es más probable ganar una guerra cuando estás enfocando toda tu energía, fuerza y concentración en una batalla a la vez.

  1. Busca en la Escritura. Jesús peleó y derrotó a Su enemigo con la Escritura. Sin razonamiento. Sin filosofía. Sin psicología. Nada es tan poderoso como la Palabra de Dios para vencer al enemigo. Solo tienes dos armas en tu arsenal, y necesitas solo dos: la Palabra de Dios y la oración.

Tomate el tiempo y anota cada verso que tenga que ver con tu más grande batalla ahora mismo. Léelos. Memorízalos. Medita en ellos ¡hasta que sean tu vida misma!

  1. Escribe tu estrategia de oración. Cuando estás en tu momento más débil, ¿cuál es tu plan para fortalecerte? Cuando el enemigo te tienta a retroceder y tomar el camino fácil, cuando te dice que tu batalla no es tan grave como piensas, que estás exagerando y que puedes retroceder y relajarte, ¿cuál será tu estrategia para combatirlo a él y sus mentiras?
  2. Establece un tiempo de reunión con Dios. Algunos pueden argumentar que, hacer una cita con Dios es religioso; yo lo llamo sabio. Tú no vas a “encontrar el tiempo” para Dios, tienes que crearlo. Y hacer una cita.

¿Cuándo planeas encontrarte con Dios, cada día? Incluyendo sábados y domingos… feriados y vacaciones. Establece un tiempo y cúmplelo.

  1. Rinde cuentas. Encuentra a un amigo que te pida cuentas. Hagan una prioridad enviarse mensajes cada día y preguntarse si cumplieron la cita con Dios. Puedes ir más lejos incluso, y preguntarse qué han estado leyendo, si han sido fieles a su plan de batalla y si han tropezado.

Queridos amigos, nuestro cuarto de guerra es solo una herramienta para ayudarnos a mantener nuestro enfoque donde debería estar.

Si lo vemos como una novedad o pasatiempo, nos aburriremos; pero si continuamos viéndolo como una herramienta para ayudarnos a mantener en forma nuestra vida de oración y estar comprometidos, encontraremos que es increíblemente útil en nuestros diarios momentos de quietud.

Vía: Charisma Magazine

Anuncios

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s